Informe Exportaciones Prendas de Vestir – Enero | Marzo 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – MARZO 2020

En marzo de 2020, las exportaciones de indumentaria cayeron fuertemente en relación al mismo mes del año anterior en dólares un -18%, pero aumentaron levemente en kilogramos, un 5%. Así, el valor total del mes se ubicó en torno a los USD FOB 1,4 millones y 44 mil kilos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). El precio por kilo promedió los USD/Kg 33 cayendo USD/Kg 9 desde marzo de 2019, un -22%.

En lo que hace al acumulado del primer trimestre, las exportaciones se contrajeron un -19% en dólares y un -6% en kilos en términos interanuales. Se registraron operaciones por USD FOB 4,4 millones y 120 mil kilos lo que redundó en contracciones del -19% y -6%, respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). El precio promedio, por tanto, resultó de USD/Kg 37 lo que implicó una leve baja del -14% en relación al primer trimestre del año 2019.

Se trata del peor primer trimestre en términos de kilos exportados desde 2001, con precios USD/Kg históricamente bajos (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). Estos datos pueden haber sido afectados por exportaciones que no pudieron ser despachadas desde el 20 de marzo producto de la declaración del aislamiento social, preventivo y obligatorio como principal medida a nivel local contra la pandemia COVID-19. De todas maneras, las exportaciones ya mostraban una fuerte tendencia a la baja.
Así, se espera un fuerte impacto en los números de abril, con una mayor contracción en las ventas externas de indumentaria, que continuará en los próximos meses. En una primera instancia, debido a medidas de carácter aduanero y sanitarias (tanto locales como internacionales) y, posteriormente, a la caída de la demanda global provocada por la reducción del empleo y poder de compra que se registrará a nivel mundial.

Finalmente, como mencionamos en diversas ediciones del CIAI COMEX EXPO, es fundamental que desde el Estado, una vez normalizada la situación de los mercados a nivel mundial, se fomente la salida exportadora del sector ya que cuenta con una gran capacidad para emplear trabajadores a la par que cada prenda exportada contiene un alto nivel de valor agregado que permitiría el ingreso de divisas que alivianen la carga de la balanza de pagos.

En rigor, la diferencia de los últimos años entre el precio del kilo de indumentaria vendida al exterior y el de las prendas importadas resultó en promedio, al menos, del doble.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2020 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos informados a este respecto.

Haciendo click aquí accederán al Anexo Estadístico

 

Informe Exportaciones Prendas de Vestir: Enero – Febrero 2020

En febrero de 2020, las exportaciones de indumentaria cayeron un -23% en dólares en relación al mismo mes del año anterior, pero aumentaron un 27% en kilogramos. Así, el valor total del mes se ubicó en torno a los USD FOB 1,5 millones y 47,6 mil kilos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). El precio por kilo promedió los USD/Kg 31,7 cayendo USD/Kg -20,8 desde febrero de 2019 y USD/Kg -11,5 desde febrero 2018.

En términos del bimestre se evidenció una baja del -20% en el valor USD FOB exportado y de -11% en concepto de volumen, registrando 3 millones de dólares y 76 mil kilos, respectivamente. (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). El precio promedio resultó de USD/Kg 39 lo que implicó una reducción del -10% en relación al primer bimestre del año 2019.

Se confirma la tendencia a la profundización de la caída de las exportaciones a niveles mínimos en términos históricos, similares a los de los años 2001 y 2002 (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto).

De esa forma, las exportaciones no logran convertirse en un elemento dinamizador de la producción local, la cual viene enfrentando serias dificultades ante la crisis del consumo interno.

A lo marcado anteriormente, se suma el efecto negativo sobre la economía mundial generado por el impacto del coronavirus. Así, se espera una mayor contracción en las ventas externas de indumentaria en los próximos meses. En una primera instancia, debido a medidas de carácter aduanero y sanitarias y, posteriormente, a la caída de la demanda global provocada por la reducción del empleo y poder de compra que se registrará a nivel mundial.

El actual contexto plantea serios desafíos para el sector de la indumentaria. Aquellas empresas que han logrado desarrollar una actividad exportadora sufrirán seriamente el impacto de la crisis económica mundial en curso, ya que implicará la pérdida de mercados donde se colocan productos con alto contenido de valor agregado nacional. En rigor, la diferencia entre el precio del kilo de indumentaria vendida al exterior y el de las prendas importadas resultó de USD/Kg 20 en enero-febrero 2020 lo que implicó niveles del orden de los USD/Kg 39 y USD/Kg 19, respectivamente.

En este sentido, es necesario articular esfuerzos con el Estado para atenuar el impacto negativo sobre aquellas empresas que presentan una buena parte de sus ventas con destino de exportación, ya que son generadoras netas de divisas y de alto contenido de valor agregado nacional.

 

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos informados a este respecto.

 Descargue desde aquí el Anexo Estadístico

 

 

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO 2020

Las importaciones de indumentaria cayeron en el mes de enero de 2020 un 27,45% en valor y un 17,47% en volumen en relación con el mismo mes del año anterior. Aún con un mercado interno débil, se importaron 1.626 toneladas de prendas de vestir, lo que totalizó unos USD CIF 32,8 millones en el mes (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto), cifra superior a lo ingresado en meses anteriores.

En relación con los precios, estos promediaron los USD/Kg 20,17, que implica una disminución del 12% con relación a los USD/Kg 22,17 registrado en el mismo período del año anterior.

Si bien los volúmenes importados en enero de 2020 son inferiores a los registrados para el mismo mes de 2017, 2018 y 2019, los datos sugieren que (sumados a los volúmenes de diciembre de 2019) hubo un fuerte stockeo de productos importados como consecuencia de la incertidumbre que generaba un posible cierre de importaciones como consecuencia del cambio de gobierno.

Por parte de los orígenes de importación, no se observaron cambios significativos en el acumulado anual. China continuó en el primer lugar del ranking representando el 51,2% de los dólares y el 66% del volumen (ver Cuadro Nº3 y Cuadro Nº4 del Informe adjunto).El segundo lugar del ranking de kilos fue para Bangladesh (7%), seguido por Vietnam (ambos 5%) y en cuarto lugar Camboya (3%), quien aumentado su participación respecto del mismo período del año anterior.

En términos de productos importados para enero 2020, los abrigos representaron el 19,66%, los sweaters 18,64% y los pantalones el 17,17% de los valores importados (ver detalle por productos en el Cuadro Nº4 del Informe adjunto y gráfico 4).

Haciendo click aquí podrán descargar el Anexo Estadístico 

 

Importaciones de Prendas de Vestir: Enero – Diciembre 2019

Las importaciones de indumentaria crecieron en el mes de diciembre un 3,6% en valor y un 35% en volumen en relación con el mismo mes del año anterior. Aún con un mercado interno débil, se importaron 1.549 toneladas de prendas de vestir a un precio promedio de USD/Kg 20,22, lo que totalizó unos USD CIF 31,3 millones en el mes (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto), cifra superior a lo ingresado en meses anteriores.


El acumulado anual muestra caídas del valor importado del orden del 30 % y del 27,6% en el caso del volumen (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto) con relación al 2018. El año 2019 cierra con importaciones que alcanzaron los USD CIF 360 millones que se corresponden con 16,5 millones de kilogramos. En relación con los precios, estos promediaron los USD/Kg 21,69, que implica una disminución del 2,47% con relación a los USD/Kg 22,24 registrado en el mismo período del año anterior.


Si bien los volúmenes importados en el año 2019 son inferiores a los registrados en 2017 y 2018, los datos del último mes del año 2019 confirman que hubo un fuerte stockeo de productos importados como consecuencia de la incertidumbre que generaba un posible cierre de importaciones como consecuencia del cambio de gobierno.


Por parte de los orígenes de importación, no se observaron cambios significativos en el acumulado anual. China continuó en el primer lugar del ranking representando el 50% de los dólares y el 63% del volumen (ver Cuadro Nº3 y Cuadro Nº4 del Informe adjunto).El segundo lugar del ranking de kilos fue para Bangladesh (7%), seguido por India y Vietnam (ambos 5%).


En términos de productos importados del período enero- diciembre 2019, los pantalones representaron el 20% de los valores importados, los abrigos el 17,62%, los sweaters el 13,72% y las T-Shirts el 10,43% (ver detalle por productos en el Cuadro Nº6 del Informe adjunto y gráfico 4).

Haciendo click aquí  podrán descargar el Anexo Estadístico.

 

Semáforo CIAI de la Industria de la Indumentaria – Edición Septiembre 2019

La devaluación asesta un nuevo golpe al consumo de ropa 

El salto del dólar después de las PASO agudizó la inflación, afectando al alicaído poder de compra de los consumidores.

 Durante el mes de agosto, el dólar subió 25% motivando nuevas remarcaciones de precios. Según el Relevamiento de Expectativas del Mercado de fines de agosto elaborado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), la inflación minorista se ubicará en 4,3% durante agosto, 5,8% en septiembre y 4,3% en octubre. Así, el mercado espera que la inflación minorista acumule 55% para diciembre, con lo cual 2019 será el año más inflacionario desde 1991, superando holgadamente el récord alcanzado en 2018 de 47,6%.

Sin lugar a dudas, el nuevo salto inflacionario deprimirá aún más el poder adquisitivo de los argentinos, que ya venía retraído durante los últimos trimestres. Las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares habían caído 7,7% en términos reales en julio comparado con el mismo mes de 2018. En paralelo, el poder de compra de los salarios se había contraído 10,1% interanual en junio, según datos del INDEC. Obsérvese que, en ambos casos, se tratan de registros previos a la devaluación del mes de agosto.

¿Por qué es tan importante el resultado de la carrera entre precios y salarios para nuestro sector? Porque más del 98% de la ropa fabricada en Argentina se vende en el mercado interno. En este contexto, las ventas en comercios minoristas sufrieron una contracción de 6,1% interanual en julio, mes previo a las PASO, según el relevamiento de la CAME. En junio, las ventas de ropa en shoppings centers habían logrado estabilizarse (+0,1%) comparado con junio de 2018, aunque seguían cayendo en el canal supermercados (-10,5%), según información del INDEC. En el relevamiento de las primeras semanas de agosto de la confianza del consumidor realizado por la Universidad Di Tella, el indicador había mostrado una suba de 15,5% respecto al mismo mes del año 2018.

Ahora bien, cabe resaltar que la disminución en las cantidades vendidas tuvo lugar a pesar del esfuerzo realizado por la cadena de valor por no incrementar los precios de la ropa a la par de la inflación. En efecto, el precio de la indumentaria subió 43,8% entre julio de 2018 y julio de 2019, periodo en el cual la inflación minorista acumuló un aumento de 54,7%, según el INDEC.

Otra de las consecuencias de la devaluación es el encarecimiento de las prendas importadas, lo que representa un estímulo para la producción nacional. La depreciación del peso argentino tuvo como contrapartida la suba interanual de 12,3% del Yuan durante agosto de 2019, encareciendo las prendas importadas desde China (principal origen), según información del BCRA. En este contexto, las importaciones de ropa cayeron 20% durante julio de 2019, según información del INDEC. Si se analiza en términos de cantidades, las importaciones se contrajeron 22,4% en el mismo período. La diferencia se explica por la suba de 3,1% de los precios promedios de importación, entre julio de 2018 y julio de 2019.

Cabe preguntarse si, en el corto plazo, la devaluación expande o no la producción nacional de prendas. En otras palabras, ¿cuál de los dos efectos influye más sobre la producción doméstica de ropa: la sustitución de importaciones o la caída del consumo interno por la aceleración inflacionaria? La historia reciente indica que el efecto negativo del golpe al consumo es el que predomina: a julio, la producción de ropa tuvo una caída interanual de 10,8%, según INDEC. Por ello, es probable que en los próximos meses la industria nacional sufra un nuevo golpe.

Desde el segundo trimestre de 2016 que la producción nacional de ropa se reduce ininterrumpidamente, quebrando empresas y destruyendo fuentes de trabajo. Entre el cuarto trimestre de 2015 y el cuarto de 2018 (último con información disponible en el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación), el sector perdió 10.729 asalariados registrados en la seguridad social, lo que representó una caída de 21,7% en la dotación de personal.

Luego de la devaluación de mediados de agosto, el consenso del mercado elevó la estimación de caída del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina a 2,5% para todo 2019, desde el 1,5% de la medición de fines de julio del BCRA. Si se confirma este nivel de contracción, el PIB de 2019 será 4,4% menor al nivel de 2015. Analizando en términos per cápita (es decir, considerando el crecimiento de la población argentina), la caída del PIB respecto a 2015 sería aún mayor, de 8,8%, según estadísticas del INDEC.

En relación a los costos del sector, la energía eléctrica subió 78,2% interanual en la Ciudad de Buenos Aires durante julio, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. Mientras tanto, la nafta súper acumuló 39,9% de aumento interanual en agosto.

La decisión del Banco Central de volver a subir las tasas de interés (86% anual para las LELIQs) pone en serio riesgo la cadena de pagos. Para fines de agosto, la tasa de interés que pagaron las empresas para adelantos de cuenta corriente fue de 88,2% (con un promedio de 77,2% durante todo el mes), según el BCRA. Esto se combina con la decisión del Gobierno Nacional de “reperfilar” los vencimientos de las deudas en pesos (y en dólares), que perjudicó lisa y llanamente a aquellas empresas que prestaron sus fondos al Estado Nacional, con el objetivo de resguardar el valor de su dinero. La situación actual es grave y las decisiones que se tomen en las próximas semanas son vitales para evitar una quiebra generalizada de empresas y más pérdidas de puestos de trabajo

 

CIAI Semáforo Septiembre 2019

 

 

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR – Enero/Julio 2019

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JULIO 2019

Al calor de la crisis económica, continuaron cayendo las importaciones de prendas de vestir durante el mes de julio 2019. En efecto, el valor importado totalizó los CIF USD 32,8 millones -registrando una caída interanual del -20%- mientras que el volumen alcanzó los 1,3 millones de kilos, es decir, un -22% menos en relación con julio de 2018 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Por su parte, los precios por kilo promediaron los USD/Kg 24,61 marcando un incremento de USD/Kg 0,75 (+3%) con relación al mismo mes del año anterior.

Asimismo, esta dinámica se prolongó hacia el agregado de los primeros 7 meses del año ya que las compras al exterior tuvieron caídas del orden del -31% en dólares y -30% en kilogramos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Así, las importaciones ascendieron a los CIF USD 229,5 millones y Kg 10,8 millones con precios que promediaron los USD/Kg 21,27 implicando una baja de 15 centavos de dólar por kilo (-1%).

Estos niveles, sin embargo, resultan más altos que los registrados en los años 2015 y 2016. En términos de volumen, los incrementos de importaciones en enero-julio 2019 se calculan en +78% y +41%, respectivamente.

En relación con los precios promedio, continúa evidenciándose la continuidad de la tendencia al abaratamiento de las prendas importadas desde el 2015 en adelante (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

La estructura de los países de origen de importación permaneció sin modificaciones relevantes en el período. En ese sentido, China continúa primera sumando el 54% de los dólares y el 667 de los kilos (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). En segundo lugar, volvió a ubicarse Bangladesh representando el 6,3% de los kilos; seguido por India (4,8% de los kilos) y Vietnam (4,1% de los kilos).

Entre los principales productos tampoco se relevaron cambios significativos. Los más adquiridos durante en el período de 7 meses fueron los sweaters de fibras sintéticas (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto) superados -nuevamente- en el mes por las remeras (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

Por último, dentro de las grandes categorías de producto, el primer lugar fue para los ‘Abrigos’ que superaron los CIF USD 49,2 y los 2,2 millones de kilos (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto; el 76% de los abrigos fueron confeccionados en China). En segundo lugar fue para la categoría ‘Pantalones’ (CIF USD 43,1 millones y 1,9 millones de kilos) que mostraron una mayor heterogeneidad en cuanto a los países de origen: China (37%), Paraguay (8%), el Sudeste Asiático, Turquía, Paquistán e India.

Haciendo click acá podrán descargar el anexo estadístico