Semáforo de la Indumentaria Argentina – Edición Agosto 2019

Preocupación en el sector por la guerra comercial entre China y Estados Unidos

El nuevo capítulo de la disputa entre las dos principales potencias económicas del mundo promete repercusiones en nuestro sector de indumentaria

El pasado 5 de agosto se conoció la decisión de China de devaluar su moneda como respuesta a la suba de aranceles a las importaciones establecida la semana pasada por el gobierno norteamericano. Ambas medidas pueden tener impactos negativos para la fabricación de ropa en Argentina.

En primer lugar, el freno a la entrada de producción China en Estados Unidos puede provocar desvíos de comercio hacia otros destinos, lo que podría significar para nuestro país el ingreso de prendas a precio de liquidación. Adicionalmente, la devaluación del Yuan significa un abaratamiento adicional de la mercadería asiática. En efecto, el tipo de cambio real con China prácticamente no se modificó en julio de 2019 comparado con julio de 2018, a pesar de la fuerte devaluación que sufrió el peso argentino en ese período.

Sin embargo, el Gobierno Nacional tiene en sus manos la llave para evitar perjuicios para la producción doméstica. Bastaría con implementar una activa política de administración del comercio exterior, similar a la que existe en la actualidad en Estados Unidos y varios países europeos.

El recrudecimiento de la situación internacional se enmarca en el difícil contexto económico que viene atravesando la cadena de valor textil indumentaria. Desde el segundo trimestre del año 2016, la producción de ropa en Argentina sufre una caída ininterrumpida, según estadísticas del INDEC. En junio de 2019, las cantidades fabricadas fueron 12% inferiores a las de junio de 2018. Este fenómeno también fue acompañado por una caída de 18,5% de la producción textil doméstica.

La incesante caída en la producción nacional de ropa trajo aparejada la pérdida de empleos asalariados registrados en la seguridad social (también conocidos como puestos “en blanco”). Las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Producción y Trabajo muestran la pérdida de 5.152 empleos en el sector entre el cuarto trimestre de 2017 y el cuarto trimestre de 2018, lo que representó una caída del 11,8%. Durante el último trimestre de 2018, el sector de confección de prendas de vestir generó 38.610 empleos asalariados registrados, una cifra 21,7% inferior a los 49.339 del último trimestre de 2015. La pérdida de empleos en los últimos tres años fue de 10.729, según el Ministerio.

La dinámica de contracción de la producción y del empleo en el sector se explica principalmente por la reducción en el consumo de ropa. La CAME informó que las ventas de indumentaria en comercios minoristas cayeron 6,1% en julio respecto al mismo mes del año anterior. Comparado con junio, las ventas se recuperaron por el efecto estacional del aguinaldo y por el relanzamiento del programa Ahora 12. La noticia positiva fue la recuperación de la confianza de los consumidores, que mejoró 21,9% en julio de 2019 comparado con la medición de julio de 2018, según la Universidad Di Tella.

Por su parte, las ventas de indumentaria, calzado y marroquinería en los shoppings del Gran Buenos Aires disminuyeron 6,3% en mayo interanual, según las últimas estadísticas disponibles en el INDEC. En el mismo período, las ventas de indumentaria y productos textiles en supermercados de todo el país se retrajeron 8,5%. Esta dinámica se dio a pesar de que los precios de la ropa subieron significativamente por debajo del nivel general de inflación (43,1% versus 54,7%).

Como se advirtió en ediciones anteriores del semáforo, el motivo principal que explica la caída de las ventas y de la producción de ropa es la pérdida de poder adquisitivo de la mayoría de la población argentina. En particular, el poder de compra de los salarios cayó 12% interanual en mayo según INDEC y el de las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares, 8,5% en junio comparado con junio de 2018.

El elevado nivel inflación (54,7% interanual en junio de 2019) obedece a la suba del dólar y al ajuste de las tarifas de los servicios públicos. El relevamiento de expectativas del mercado realizado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) para los tres últimos días hábiles de julio de 2019 indica la existencia de un consenso de inflación de 40% para diciembre de 2019. Sin embargo, ese valor no tiene en consideración la reciente suba del dólar de la última semana, que seguramente vuelva a estimular a la inflación en adelante.

Por su parte, el consenso del mercado estima una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina de 1,5% para todo 2019. De confirmarse este valor, el PIB finalizará 3,4% por debajo del nivel alcanzado en 2015. Si adicionalmente se considera el crecimiento de la población argentina, el PIB per cápita de Argentina habrá sufrido una caída de 7,2% en los cuatro años comprendidos entre 2015 y 2019.

En relación al comercio exterior del sector, las importaciones de ropa cayeron 8,4% en junio de 2019 comparado con junio de 2018, según información del INDEC. Sin embargo, las cantidades importadas crecieron 1,2%, lo que deja en evidencia una caída del precio promedio de importación de 9,5%. Las exportaciones de ropa crecieron 61,9% en junio de 2019, aunque si se analizan los primeros 6 meses del año, registraron una caída de 5,8%, según los registros aduaneros del INDEC.

En relación a los costos, la política de altas tasas de interés que mantiene el Banco Central presiona sobre la capacidad financiera de las empresas del sector. Durante el mes de julio, el promedio de la tasa de interés por adelantos de cuenta corriente bancaria fue de 62,6%, según estadísticas del BCRA. Las altas tasas y la recesión provocaron la caída de los préstamos al sector privado desde 12% del PBI hacia fines de 2017 a sólo 7% para mediados de 2019.

Por su parte, la energía eléctrica se encareció 78,2% en la Ciudad de Buenos Aires durante junio de 2019, en comparación con el mismo mes de 2018, en función del relevamiento elaborado por el Instituto Estadístico de la Ciudad. Por último, la nafta súper acumuló 48,3% de aumento interanual en julio, aunque según las empresas de venta de combustible, los precios están atrasados un 10%.

 

Informe Importaciones de Prendas de Vestir: Enero | Junio 2019

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JUNIO 2019

 

En el mes de junio 2019, las importaciones de indumentaria totalizaron los CIF USD 25,7 millones superando el millón de kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las compras al exterior del mes disminuyeron un -8% en dólares con relación al mismo mes de 2018 pero crecieron un 1% en cantidades dejando en evidencia que los precios promedio por kilo importado cayeron alrededor del -10%. En rigor, el precio por kilo rondó los USD/Kg 24,07, es decir, 2,54 dólares por kilo menos.

No obstante, en el agregado del 1er semestre las importaciones continúan por debajo de las registradas el mismo período del año anterior. En efecto, con CIF USD 196,7 millones y Kg 9,5 millones, la contracción alcanzó el -32% en dólares y -31% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Por su parte, el precio promedio se ubicó en torno a los USD/Kg 20,80: 30 centavos de dólar más barato por kilogramos importado.

Ahora bien, a pesar de la baja vinculada –en buena medida- a la incertidumbre cambiaria, el nivel de importaciones continúa por encima de lo computado en el año 2015: +35% en valor y +73% en volumen con precios promedio un -22% más bajos.

Los números de variaciones de precios en el mes y en los agregados evidencian la continuidad de la tendencia al abaratamiento de las prendas importadas desde el 2016 en adelante (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Con respecto a los países de origen de importación, China continúa en el primer lugar acumulando el 56% de los dólares y el 68% del volumen durante enero-junio de 2019 (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). Bangladesh, por su parte, trepó al segundo lugar representando el 6,2% de los kilos; seguido de cerca por India (4,24% de los kilos) y Vietnam (4,08% de los kilos); en continuidad con la tendencia habitual.

En relación con los principales productos los sweaters de fibras sintéticas fueron los más comprados en el exterior durante el período (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto) aunque en el mes de junio fueron superados por las remeras de las demás materias textiles (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

Por último, dentro de las grandes categorías de producto, el primer lugar fue para los ‘Abrigos’ que superaron los CIF USD 46 y los 2 millones de kilos (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto; el 78% de los abrigos fueron confeccionados en China). El segundo lugar fue para la categoría ‘Pantalones’ (CIF USD 35,7 millones y 1,6 millones de kilos) que mostraron una mayor heterogeneidad en cuanto a los países de origen: China (+38%), Paraguay (+9%), el Sudeste Asiático, Turquía y Brasil.

Desde Aquí podrán descargar el Anexo Estadístico 

 

Informe especial: Acuerdo Unión Europea – Mercosur

Compartimos el informe –realizado por el Departamento de Comercio Exterior de la CIAI – donde se desarrollan algunas cuestiones que serían parte del Acuerdo Unión Europea – Mercosur, entre ellas, los principales puntos del mismo (en base al documento publicado por la UE), las particularidades del sector de indumentaria en materia de calendario de desgravación, reglas específicas de origen, el camino institucional recorrido, entre otros puntos.

A continuación podrán descargar el informe completo:

Nota UE-MCS edición de 11 07 2019

 

 

INFORME EXPORTACIONES PRENDAS DE VESTIR: ENERO | MAYO 2019

INFORME EXPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – MAYO 2019

 

En el mes de mayo de 2019, las exportaciones de indumentaria aumentaron un +3% en dólares a pesar de haber caído un -2% en cantidad (kg) en relación al mismo mes del año anterior (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las ventas al exterior volvieron a disminuir mientras que el precio promedio por kilo se ubicó en torno a los USD/Kg 35,32, un +5% por encima del registrado en mayo de 2018.

El acumulado de los primeros cinco meses del año, por su parte, totalizó los FOB USD 9,4 millones y 232 mil kilogramos contrayéndose a un ritmo interanual del -12% y -10% respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). El precio por kilo también se mostró a la baja promediando los USD/Kg 40,47 (-3% interanual).

De esta forma, el volumen de exportación continúa en el nivel más bajo registrado en -al menos- los últimos 18 años (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). Resulta incluso menor que los datos registrados en los últimos tres años que resultaron de los menores de la década: -5%, -14% y -44% en comparación con el 2017, 2016 y 2015, respectivamente.

Esta caída de las ventas al exterior, en el marco de un tipo de cambio un tanto más atractivo para la exportación, verifica que una mejora cambiaria real debería sostenerse en el tiempo de cara a generar un incremento en las exportaciones.

En paralelo, resultan necesarias otras medidas de política pública de fomento a salida exportadora y un mercado interno fuerte y dinámico. Como mencionamos en diversas ediciones del CIAI COMEX EXPO, es fundamental que desde el Estado se impulse la industria de la confección y se fomente su inserción exportadora a los fines de generar empleo genuino. A su vez, el alto valor agregado de las prendas de exportación, cuyo diferencial de precio por kilo entre la prenda exportada y la importada rondó los USD/Kg 20,09 en los enero-mayo de 2019, permitiría el ingreso de divisas que alivianen la carga de la balanza de pagos.

 

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos informados a este respecto.

A continuación podrán descargar el Anexo Estadístico

 

Semáforo de la Industria de la Indumentaria – Julio 2019

Se contraen las ventas de ropa

La caída en Shoppings fue de 13,6% y en Supermercados de 12,4%, al compás de la reducción del poder de compra de los salarios.

El INDEC registró la mayor caída del consumo de prendas desde el año 2016 en los shoppings de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense y en supermercados de todo el país. En este contexto, esta semana se confirmó el cierre del histórico Centro de Compra de Villa del Parque. En comercios minoristas, la contracción fue de 16,8% en mayo de 2019 comparado con mayo de 2018 según la encuesta realizada por la CAME.

La causa principal de la disminución de la demanda de ropa es la caída del poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores argentinos, que según el INDEC fue de 12,3% en abril de 2019 comparado con abril de 2018. Una dinámica similar sufrieron las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares, que cayeron 13,6% en mayo de 2019 respecto a la situación de un año atrás.

A su vez, la pérdida de poder de compra de los últimos 12 meses obedece al rebrote de la inflación, consecuencia de la suba del dólar y de las tarifas de los servicios públicos. De cara a la segunda mitad del año se puede esperar que la estabilidad del dólar obtenida en los últimos dos meses actúe como ancla contra la inflación. En efecto, el mercado espera una inflación de 40% para diciembre de 2019, según el relevamiento del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Esta cifra es sustancialmente menor a la inflación acumulada de 57,3% entre mayo de este año y mayo de 2018, registrado por el INDEC.

En caso de mantenerse la estabilidad del dólar, la inflación de la segunda mitad del año podría situarse en torno a un promedio de 2,3% mensual según las expectativas del mercado. En este contexto, los aumentos de las paritarias de 2019 en torno al 30% según el sector de actividad, si bien no lograrán recuperar el terreno perdido durante 2018, probablemente eviten nuevas caídas mensuales. Así, se arribaría a las elecciones presidenciales de octubre con una leve recuperación de los salarios en torno a 2 o 3% respecto al piso alcanzado a principios del año. Algo similar se puede esperar que ocurra con las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares.

Este escenario, sumado a los efectos de otras políticas de impulso al consumo como el relanzamiento del programa Ahora 12 en junio, podría generar una mejora en las ventas en los próximos meses. Cabe resaltar que el nuevo Ahora 12 cuenta con una reducción de tasas de interés que, además, serán fijas hasta diciembre. No obstante, su limitación podría estar marcada -en buena media- por el grado de endeudamiento previo de las familias.

La estabilidad cambiaria y la desaceleración de la inflación impulsaron la recuperación de la confianza de los consumidores, que mejoró 12,8% en junio de 2019 comparado con junio de 2018, según el relevamiento realizado por la Universidad Di Tella. Por su parte, el mercado pronostica una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina de 1,4% para todo 2019, según el relevamiento del BCRA.

Ahora bien, la contrapartida de la caída de las ventas de ropa fue una intensa contracción de la producción nacional, que disminuyó 14,7% interanual en mayo de 2019 según el INDEC. Durante los primeros cinco meses del año, la reducción de la producción acumuló 14,4% comparado con mismo período de 2018. La producción de hilados y tejidos (industria textil) cayó aún más: 19,8% en mayo y 19% en el acumulado del año.

Por su parte, las exportaciones de ropa aumentaron un 2,5% en mayo de 2019 respecto a mayo de 2018 según los registros aduaneros del INDEC. Las importaciones en dólares cayeron 39,9% (y 36,7% medidas en kilogramos), con una precio promedio 5,1% inferior que en mayo de 2018. El tipo de cambio real con China creció en junio 1,6% respecto al mismo mes del año anterior, según el BCRA.

El Ministerio de Producción y Trabajo aún no actualizó la información sobre el empleo en el sector: los últimos datos disponibles (tercer trimestre de 2018) indican que se perdieron 8.688 puestos respecto al mismo periodo de 2015, una caída de 17,9% en los ocupados del sector.

La suba de los costos del sector no afloja. La tasa de interés para adelantos en cuenta corriente se ubicó en 65,8% durante el último día hábil de mayo, según datos del BCRA. La electricidad aumentó 78,2% en Ciudad de Buenos Aires en mayo de 2019 comparado con mismo mes de 2018, en función del relevamiento elaborado por el Instituto Estadístico de la Ciudad. Por último, la nafta súper acumuló 53,3% de aumento en los últimos doce meses, encareciendo los costos logísticos de las empresas.

Al mismo tiempo, dada la intensa reducción de la demanda y las ventas, el precio de la ropa aumentó 43,1% en mayo de 2019 comparado con mismo mes del año anterior, cifra sensiblemente por debajo del nivel general de inflación en Argentina (57,3%). Esta dinámica implica un abaratamiento relativo de las prendas, producto tanto de los descuentos y de las promociones como de la imposibilidad de trasladar plenamente al precio los incrementos en los costos.

Esta situación llevó a una desaparición de los márgenes que dan sustento al desarrollo empresarial tanto en la comercialización como en la fabricación de ropa, dinámica que explica el cierre y la quiebra de aquellas que venían de una situación más crítica. El mantenimiento en el tiempo de esta dinámica de ajuste profundizará la crisis del sector, con la consecuente destrucción de empleo y pérdida de capacidades empresariales. En este contexto, pasar de una macroeconomía del ajuste a una de crecimiento económico se torna condición necesaria para la recuperación del sector. Sin embargo, el crecimiento sólo no alcanza: también se requiere la implementación de políticas públicas específicas para resolver los principales problemas que acucian a las PyMEs de la indumentaria.

Desde Aquí podrán descargar el  Semáforo – Edición Julio 2019

 

Importaciones de prendas de vestir: Enero – Mayo 2019

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – MAYO 2019

 

En mayo de 2019, las importaciones de indumentaria cayeron un -40% en dólares y un -37% en kilogramos en relación al mismo mes de 2018. Los valores importados superaron los USD CIF 23,4 millones y los 1,1 millones de kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto) suavizando la contracción evidenciada desde hace unos meses. Vale destacar que la tendencia a la baja relativa de las compras al exterior estuvo vinculada principalmente al tipo de cambio, a la incertidumbre a este respecto y a la crisis de consumo interno.

Los datos de los primeros cinco meses en su conjunto reflejan la misma tendencia ya que se registraron bajas del -35% en valor y -34% en volumen. No obstante, las importaciones todavía resultan mayores que las registradas en el mismo período en años anteriores como el 2016 (+4% y +42%, respectivamente) y del 2015: +39% y +79%, respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto y Gráficos Nº1 y Nº2 del Informe adjunto).

Los precios por kilo del mes de mayo cayeron un -5% en comparación con mayo de 2018 promediando los USD/Kg 21,02. En cuanto a los precios promedio de los primeros cinco meses del año, estos rondaron los USD/Kg 20,38 (-1% interanual) lo que deja en evidencia una tendencia al abaratamiento de las prendas importadas desde el año 2016 en adelante (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

En términos del origen de las importaciones, China permanece como líder indiscutido concentrando el 58% de los dólares importados en prendas y el 71% del volumen en enero-mayo (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). Luego, se encontraron Bangladesh (6,3% de los kilos), India (4,3%) y Vietnam (3,5%); siguiendo con la tendencia habitual.

Por su parte, entre los principales productos importados durante el período no se registraron cambios de importancia. Los sweaters de fibras sintéticas fueron los productos más comprados en el exterior seguidos por los abrigos -tanto femeninos como masculinos- de fibras sintéticas y los sweaters de algodón (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto).

Por último, dentro de las grandes categorías de producto, el primer lugar fue para los ‘Abrigos’ que superaron los USD CIF 43 y los 2 millones de kilos (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto; el 79% de los abrigos fueron confeccionados en China). En segundo lugar fue para la categoría ‘Pantalones’ (USD CIF 30 millones y 1,3 millones de kilos) que mostraron una mayor diversidad en orígenes: China (+38%), Paraguay (+9%), el Sudeste Asiático, Turquía y Brasil.

 

Haciendo click  aquí encontrarán el anexo estadístico.

 

 

Informe de Exportaciones Prendas de Vestir – Enero | Abril 2019

INFORME EXPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – ABRIL 2019

A pesar del tipo de cambio, en abril de 2019 las exportaciones de indumentaria continuaron a la baja en relación al mismo mes del año anterior dejando en evidencia la crisis por la cual atraviesa el sector: -25% en dólares y -14% en kilogramos. El valor total del mes alcanzó los USD FOB 1,5 millones y alrededor de 37 mil kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). El precio por kilo promedió los USD/Kg 41,12 cayendo USD/Kg 6,43 con respecto a abril de 2018.

En el agregado cuatrimestral también se evidenció la contracción de las ventas de indumentaria al exterior a pesar de la mejora en la competitividad-precio impulsada por el salto del dólar meses atrás. En rigor, se concretaron operaciones por USD FOB 7 millones y 165 mil kilos marcando bajas del -16% y -12%, respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Por su parte, el precio por kilo promedió los USD/Kg 42,58 representando una caída del -4,3% en relación al primer cuatrimestre del año anterior.

En suma, el nivel de exportaciones continúa en niveles históricamente bajos: similares o incluso por debajo de años críticos como el 2001 y 2002 (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). A su vez, en comparación con el año 2017, la contracción de alcanza el -24% en volumen mientras que en relación a enero de 2015, la baja fue del -61%.

En el marco de crisis del mercado interno que marcados descensos en las ventas de prendas de vestir en supermercados, shoppings y comercios minoristas, las exportaciones tampoco han logrado dinamizar la producción –que también se encuentra afectada negativamente por los aumentos de costos (financiamiento, logística, etc.).

Con el correr de los meses post variación del tipo de cambio se verifica que ganar mercados en el exterior no solamente depende de la cotización del dólar. Una mejora cambiaria en términos reales debería sostenerse en el tiempo de cara a impactar sobre las exportaciones a la par que debería ser acompañada de otras medidas de política pública de fomento a salida exportadora y un mercado interno fuerte y dinámico.

Finalmente, como mencionamos en diversas ediciones del CIAI COMEX EXPO, es fundamental que desde el Estado se impulse la industria de la confección y se fomente su inserción exportadora ya que cuenta con una gran capacidad para emplear trabajadores a la par que cada prenda exportada contiene un alto nivel de valor agregado que permitiría el ingreso de divisas que alivianen la carga de la balanza de pagos.

En efecto, la diferencia entre el precio del kilo de indumentaria vendida al exterior y el de las prendas importadas resultó de USD/Kg 22,29 en enero-abril 2019 lo que implicó niveles del orden de los USD/Kg 42,58 y USD/Kg 20,29, respectivamente.

 

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos informados a este respecto.

Desde Aquí podrán acceder al Anexo Estadístico.

 

Semáforo de la Industria de la Indumentaria – Junio 2019

Se profundiza la crisis en la fabricación de ropa

En abril, la producción de ropa en Argentina registró una caída interanual de 18,9% según el INDEC, la más alta de los últimos años. La reducción del consumo de prendas impacta de lleno en el sector, afectando empresas y puestos de trabajo.

El desplome en la fabricación de ropa en Argentina no encuentra su piso. Lleva 11 meses consecutivos de caída interanual y la variación de 19% de abril fue la más pronunciada de todas. Si se compara con abril de 2016, se fabricaron 36,3% prendas menos. En paralelo, la producción de hilados y tejidos también mostró una fuerte disminución interanual de 17,9% en abril de 2019, conforme las estadísticas del INDEC.

Está dinámica se explica principalmente por la caída del consumo doméstico de ropa. En efecto, las ventas de indumentaria en comercios minoristas de todo el país se redujo 16,8% en mayo respecto al mismo mes de 2018, según CAME. En shoppings del Gran Buenos Aires, las ventas se contrajeron 7,7% en marzo de 2019 comparado con marzo de 2018, mientras que en supermercados de todo el país se redujeron 6,2%, según INDEC.

La caída de las ventas ocurrió a pesar de los descuentos y promociones aplicados por los comercios y del abaratamiento relativo de las prendas: mientras los precios de la ropa subieron 41,1% interanual en abril de 2019, el índice de precios al consumidor se ubicó en 54,7% en el mismo período, como muestra el relevamiento del INDEC.

La reducción de las ventas obedece estrictamente a la caída del poder adquisitivo de la población argentina. Según el IEP, el poder de compra de los salarios de los trabajadores formales (en blanco) disminuyó 11,3% entre marzo de 2019 y marzo de 2018. Por su parte, los jubilados y pensionados perdieron 12,8% de su poder adquisitivo en abril de 2019 en comparación con mismo mes del 2018. En mayo, la confianza de los consumidores relevada por la Universidad Di Tella mostró una pequeña suba de 1,1% respecto a mayo de 2018. Se espera que el re-establecimiento del Programa Ahora 3 y 6 con tasas subsidiadas para la venta de indumentaria pueda recomponer las alicaídas ventas.

En relación al comercio exterior del sector, la contracción del mercado de ropa argentino y la incertidumbre cambiaria explicaron el desplome de las importaciones de ropa durante abril del 2019: la caída interanual fue de 56,9% en dólares y de 58% en kilos, mientras el precio promedio de la ropa importada subió 2,7% en el mismo período. Por su parte, el tipo de cambio real con China (principal origen de las prendas importadas por nuestro país) subió 15,8% interanual para mayo de 2019, como informó el BCRA. A pesar de la mejora cambiaria, las exportaciones de ropa de Argentina disminuyeron 25,4% interanual en abril de 2019, lo que también deja en evidencia la crisis del sector.

En relación al empleo, la contracción de la producción de ropa llevó a la destrucción de puestos registrados (en blanco). La última información disponible en el Ministerio de Producción y Trabajo señala que para en el tercer trimestre de 2018 se destruyeron 8.688 puestos respecto al mismo periodo de 2015, lo que representa una reducción de 17,9% en el personal del sector.

Las diversas agencias del mercado relevadas a fines de mayo por el BCRA pronostican una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina de 1,5% para todo 2019, y una inflación minorista a diciembre de este año en torno a 40,3%, por encima de las expectativas de los meses anteriores.

Por su parte, en relación a los costos del sector, la tasa de interés para adelantos en cuenta corriente volvió a subir para ubicarse en 72,3% el último día hábil de mayo, según datos del BCRA. La energía eléctrica se encareció 78,2% en la Capital Federal entre abril de 2018 y mismo mes de 2019, según información del Instituto Estadístico de la Ciudad. Por último, la nafta súper acumuló 65,1% de aumento en los últimos doce meses, lo que encareció los costos logísticos de las empresas del sector.

A continuación podrán descargar el Semáforo – Edición Junio 2019: CIAI Semáforo Junio 2019

 

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR: ENERO – ABRIL 2019

En abril 2019, las importaciones de prendas de vestir cayeron un -57% en dólares y un -58% en kilogramos en relación al mismo mes de 2018. Alcanzando los USD CIF 26,8 millones y los 1,3 millones de kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto), las compras al exterior continuaron evidenciando una tendencia a la baja relativa fruto, en mayor medida, del tipo de cambio, la incertidumbre a este respecto y la crisis de consumo en el mercado local.

Esta tendencia quedó plasmada -también- en los datos agregados del cuatrimestre: se registraron caídas del -34% en valor y -33% en volumen. Sin embargo, estas magnitudes aún se encuentran por encima del primer cuatrimestre de 2015: +49% y +92%, respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto y Gráficos Nº1 y Nº2 del Informe adjunto).

Los precios promedio por kilo del mes de abril se mantuvieron en línea con los transados en el mismo mes del 2018 (+3%) y promediaron los USD/Kg 20,67. Por su parte, durante los primeros cuatro meses del año, los precios promedio rondaron los USD/Kg 20,29 apenas 12 centavos por debajo del mismo período del año anterior (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

En cuanto al origen de las importaciones, China permanece como líder indiscutido concentrando el 61% de los dólares importados en prendas y el 73% del volumen en el cuatrimestre (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto). Luego, se encontraron Bangladesh (5,8% de los kilos), India (4%) y Vietnam (3,2%).

Los principales productos importados durante el 1er cuatrimestre del año, no se registraron variaciones relevantes. Entre los primeros lugares rankearon los sweaters de fibras sintéticas, los abrigos tanto femeninos como masculinos -también de fibras sintéticas- y los sweaters de algodón (ver Cuadro Nº6 del Informe adjunto).

En cuanto a las categorías de producto, se relevaron entre los primeros lugares del ranking a los ‘Abrigos’ que superaron los USD CIF 39,7 y 1,9 millones de kilos (ver Cuadro Nº7 del Informe adjunto). Estos son originarios, en su gran mayoría, de China (80% del total).

En segundo lugar fue para la categoría ‘Pantalones’ -que superó los USD CIF 25 millones y 1,1 millones de kilos. Los países de origen de estos últimos presentaron un mayor grado de diversificación con China acumulando el 40% del total y otros países como Paraguay (9%), varios países del sudeste asiático, Brasil (3%) y Turquía (3%).

Desde Aquí podrán descargar el anexo estadístico