Informe Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Julio 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JULIO 2021

 

• 78,5% aumentó el valor exportado de prendas de vestir en julio 2021 en relación a julio de 2020, con un total de 3,1 millones de dólares. El volumen medido en kilos fue 60,1% superior. Vale resaltar que desde 2017 que no se registraba ventas externas superiores a 3 millones de dólares en un mes.

•  Para enero-julio de 2021 el incremento de exportaciones en dólares fue de 74,6% y en kilos de 87,5% respecto del mismo período de 2020. El precio promedio por kilo exportado fue de 29,3 dólares, una caída del -6,9% para dicho período.

• Al comparar enero-julio de 2021 con el de 2019, se observa un incremento del 7,6% en dólares. Así, el monto exportado para los primeros seis meses de este año es similar al mismo período de 2017.

• Se espera que el segundo semestre continúe la tendencia del primero, con niveles de ventas externas en recuperación respecto del 2020. De esta manera, los datos van mostrando cierta normalización de los envíos hacia el exterior de prendas de vestir, con valores similares a los años precedentes al inicio de la pandemia.

 Desde Aquí podrán descargar el informe en su nuevo formato junto al anexo estadístico. 

 

Informes Centros de Compras CIAI Nº 6 – 2021

Para el primer semestre de 2021 se registró una suba interanual del 129,6% de las ventas a precios corrientes para los rubros de “Indumentaria, calzado y marroquinería” y “Ropa y accesorios deportivos” en todo el país respecto del mismo período del año anterior, pero continúan las divergencias entre regiones.

Los centros de compras de CABA siguen siendo los que muestran una dinámica de ventas más acotada entre enero y junio pasados, con un aumento del 101,9% respecto de 2020, seguidos por los del Gran Buenos Aires con incremento del 115,9%, ambos por debajo del promedio. Así, estas dos regiones (AMBA) pasaron de representar el 59,6% de las ventas en el primer semestre de 2020 al 54,1% en 2021.

A continuación podrán descargar el Informe de Centros de Compras Nº 6:

Informe Centros de Compra CIAI – Nro 6 2021 (2)

 

 

Importaciones de prendas de vestir: Enero – Julio 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JULIO 2021

 

•  5,5% se incrementó el valor importado de prendas de vestir en julio 2021 en relación a julio de 2020, con un total de 14,3 millones de dólares. El aumento del volumen medido en kilos fue 3,5%.

• Para el período enero-julio de 2021 la caída de importaciones en dólares fue de -24,2% y en kilos de -26,2% respecto del mismo período de 2020. El precio promedio por kilo importado fue de 19,7, un incremento del 2,6% respecto al primer semestre de 2020.

• Al comparar el 1er semestre de 2021 con el de 2019, se observa una baja del -47,7% en dólares. El monto importado para los primeros siete meses de este año es similar al mismo período de 2007.

• Se espera que el segundo semestre continúe la tendencia del primero, con una leve caída de las importaciones respecto a 2020.

 Haciendo click aquí podrán descargar el informe en su nuevo formato junto al anexo estadístico.

 

Informe Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Junio 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JUNIO 2021

•  61,1% aumentó el valor exportado de prendas de vestir en junio 2021 en relación a junio de 2020, con un total de 1,8 millones de dólares. El volumen medido en kilos fue 66,7% superior.

• Para el primer semestre de 2021 el incremento de exportaciones en dólares fue de 73,5% y en kilos de 97,5% respecto del mismo período de 2020. El precio promedio por kilo exportado fue de 29,7 dólares, una caída del -12,1% respecto al primer semestre de 2020.

• Al comparar el 1er semestre de 2021 con el de 2019, se observa una baja del -2,1% en dólares. Así, el monto exportado para los primeros seis meses de este año es similar al mismo período de 2019 y 2018.

 • Se espera que el segundo semestre continúe la tendencia del primero, con niveles de ventas externas similares a los de 2019 y 2018.

 Desde Aquí podrán descargar el informe en su nuevo formato junto al anexo estadístico. 

 

Semáforo de la Indumentaria Argentina – Agosto 2021

Se normaliza la inflación de la ropa en Argentina

Después de un año de fuertes distorsiones, las subas de los precios en la indumentaria son cada vez más similares al nivel general de la economía.  

 

  • En el último año, los precios de la ropa subieron debido a la imposibilidad de fabricar durante varios meses, a la escasez mundial de materias primas, a las subas de los precios internacionales del algodón, polyester y nylon y al incremento de los costos fijos medios por el derrumbe del mercado y por el traslado del personal (dada la imposibilidad de usar el transporte público).
  • La inflación de la ropa fue heterogénea según el segmento de comercialización: los precios de las prendas del canal formal subieron mucho menos que los del canal informal, más afectado por la pandemia del COVID-19.
  • En paralelo, el aislamiento provocó cambios en la metodología del INDEC para relevar precios de la ropa, lo que llevó a una sobre-estimación de la inflación en nuestro sector. En abril, los precios de la ropa subieron 20 puntos porcentuales más para el INDEC que para los diez institutos de estadísticas provinciales que también relevan indumentaria.
  • Entre abril y junio, la inflación de la ropa acortó más de la mitad de la diferencia que existía con el nivel general. Prevemos que esta dinámica se profundice con la publicación del índice de julio, debido al efecto de las promociones por el inicio del fin de la temporada otoño invierno.

Aclaración metodológica: varios indicadores se comparan contra el mismo año de 2019, dado que la cuarentena de 2020 distorsiona la base de comparación.

La pandemia del COVID-19 provocó fuertes presiones de costos en el mercado de indumentaria argentina. Durante los primeros meses de 2020, las fábricas de insumos textiles y de indumentaria de China estuvieron sin operar lo que provocó escasez a nivel global. Esta dinámica se vio agravada por la virtual paralización del transporte marítimo durante los primeros meses de la pandemia. Superado los peores meses de aislamiento (marzo, abril y mayo), el mercado fue paulatinamente recuperándose, lo que llevó a una fuerte suba de los precios internacionales de las materias primas textiles. Sólo a modo de ejemplo, entre mayo de 2020 y febrero de 2021, el precio internacional de la fibra de algodón subió 65,6% en dólares, sumado al aumento de 31% de la cotización del dólar oficial en Argentina en el mismo período.

Esto provocó un fuerte incremento de los costos de los insumos utilizados por las fábricas de confección, tanto los de origen nacional como los de origen importado. Un relevamiento propio de la CIAI concluyó que entre abril de 2020 y abril de 2021, los insumos textiles se encarecieron 95,3% en pesos, lo que presionó los precios de las prendas. En paralelo, los mayores costos por el traslado del personal (debido a la imposibilidad de usar el transporte público) sumado al incremento de los costos fijos medios (por el derrumbe de las cantidades comercializadas) también contribuyeron a presionar los precios de la indumentaria.

Al mismo tiempo, el aislamiento provocó cambios en la metodología utilizada por el INDEC para relevar precios de la ropa. A la imposibilidad de recabar precios durante el mes de abril de 2020 se sumó la mayor participación de prendas de canales digitales (de mayores precios debido a que pertenecen a empresas más formales), lo que sobre-estimó los aumentos de precios de las prendas, dado que se dejaron de comparar las mismas canastas de productos. Este cambio metodológico afectó a todas las mediciones mensuales desde mayo de 2020 a abril de 2021, debido a que la estacionalidad del mercado lleva a medir precios distintos a lo largo del año (colecciones otoño invierno y primavera verano). La mayor distorsión se alcanzó en abril de 2021, cuando para el INDEC los precios de las prendas habían subido 79,1% interanual mientras que para los organismos provinciales, 59,9%, 19,2 puntos porcentuales menos. El cuadro 1 muestra las mediciones de precios de la ropa.

 

Cuadro 1

Precios de la indumentaria y del calzado

En porcentaje de variación interanual

 

Fuente: elaboración propia de CIAI en base a datos de INDEC e institutos de estadísticas provinciales.

Entre abril y junio, la inflación anual de la indumentaria y del calzado registrada por INDEC pasó de 79,1% a 65%, una desaceleración de 14,1 puntos porcentuales. En junio, la diferencia con el promedio simple de los institutos provinciales se acortó a sólo 4,8 puntos, prácticamente un cuarto de la registrada en abril.

En paralelo, la aceleración del nivel general de inflación en el promedio de la economía argentina también recortó la diferencia con la dinámica de la ropa: de una tasa anual de 35,8% en noviembre de 2020, el ritmo anual de aumento de precios a junio de 2021 se ubicó en 50,2%, según el propio INDEC. En este punto, conviene destacar que el nivel general del Índice de Precios al Consumidor (IPC) se trata de un promedio que incluye bienes y servicios con precios congelados (servicios públicos) o regulados (salud, educación, entre otros). Si se compara la evolución contra otros bienes, tales como materiales para la construcción, autos o carne, los precios de la indumentaria subieron sustancialmente menos. Sólo a modo de ejemplo, mientras en junio los precios de la ropa subieron 65% interanual, los materiales para la construcción se encarecieron 86,1%, los autos, 84,9% y la carne, 79,2%, según el propio INDEC.

Cabe advertir que la inflación de la indumentaria también resulta heterogénea según el tipo de segmento de comercialización: el segmento formal aumentó menos los precios que el informal. En efecto, un reciente relevamiento de la CIAI entre sus empresas socias indica que la variación de precios promedio para la próxima temporada de verano del segmento formal se ubica en 44,9% interanual respecto a la temporada anterior. En contraste, diversos factores asociados a la pandemia del COVID-19 impactaron especialmente en la ropa fabricada y comercializada en los segmentos informales. Entre ellos se destacan: i) la formalización impositiva de una gran cantidad de operaciones debido a la digitalización de las ventas y de los pagos; ii) las comisiones de las billeteras virtuales (alrededor de 4%), que ganaron participación como modalidad de pago; iii) las comisiones de los sitios de venta online; iv) los fletes y las encomiendas.

En adelante, en la medida que continúe la normalización del abastecimiento y de la dinámica de precios en los mercados internacionales y la industria nacional pueda superar los peores momentos  la pandemia, los precios de la indumentaria continuarían su convergencia con el resto de los precios de la economía. Algo similar ocurre para la medición del INDEC: en la medida que pasen los meses y se replique la nueva metodología, los sesgos asociados al cambio de canastas tenderían a desaparecer y la medición del INDEC convergería con la del resto de los institutos de estadísticas provinciales.

A continuación podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria – Agosto 2021:

8.CIAI_Semáforo_Agosto2021 (1)

 

Informe de Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Junio 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JUNIO 2021

•  -11,7% cayó el valor importado de prendas de vestir en junio 2021 en relación a junio de 2020, con un total de 15,7 millones de dólares. El volumen medido en kilos fue 38,7% menor. Vale recordar que en junio 2020 se relajaban las restricciones de manera diversa según las jurisdicciones.

• Para el primer semestre de 2021 la caída de importaciones en dólares fue de -26,6% y en kilos de -28,7% respecto del mismo período de 2020. El precio promedio por kilo importado fue de 19,5, un incremento del 2,2% respecto al primer semestre de 2020.

• Al comparar el 1er semestre de 2021 con el de 2019, se observa una baja del -46,2% en dólares. El monto importado para los primeros seis meses de este año es similar al mismo período de 2007.

 • Se espera que el segundo semestre continúe la tendencia del primero, con una caída de las importaciones respecto a 2020

 Desde aquí podrán descargar el informe  junto al anexo estadístico.

 

Semáforo de la Industria Argentina de la Indumentaria – JULIO 2021

Paulatinamente la producción de indumentaria vuelve a recuperarse

Después de casi un año y medio de pandemia, la industria de confección de ropa nacional está comenzando a normalizar su nivel de actividad, aunque sigue parcialmente restringida por los protocolos sanitarios.  

  • La superación de los peores momentos de la pandemia habilita la normalización de la producción en nuestro sector, muy afectada por la escasez de materia prima, los cierres y los protocolos sanitarios.
  • Sin embargo, la fuerte contracción de las ventas explica que nuestra industria aún está fabricando 20% menos unidades que en el mismo período de 2019, previo a la pandemia.
  • En adelante, el aumento del poder de consumo de la población argentina se torna una condición necesaria para la recuperación de nuestro sector.
  • Mientras tanto, la política pública debe continuar asistiendo a nuestro sector, uno de los más castigados en los últimos años, para garantizar la supervivencia de la mayor cantidad de empresas y puestos de trabajo formales.

Aclaración metodológica: varios indicadores se comparan contra el mismo año de 2019, dado que la cuarentena estricta de fines de marzo, abril y mayo de 2020 distorsiona la base de comparación.

Lentamente, la industria argentina de confección de indumentaria comienza a normalizar su nivel de producción. Luego de la interrupción de la actividad durante el segundo trimestre de 2020, la fabricación fue recuperando el terreno perdido, aunque con importantes dificultades asociadas a la falta de capital de trabajo, a la dificultad para acceder a la materia prima así como a la necesidad de cumplir con los protocolos sanitarios para evitar contagios en los lugares de trabajo. Dado que durante el segundo trimestre de 2020 gran parte de nuestras empresas no estuvieron habilitadas para trabajar (únicamente aquellas dedicadas a la confección de kits sanitarios), la comparación con mayo de ese año muestra un incremento en las cantidades fabricadas de 149,8%, según las últimas estadísticas del INDEC. En cambio, comparado con mayo de 2019, la producción muestra una disminución de 20,6%, explicada fundamentalmente por la caída en el tamaño del mercado. El gráfico 1 a continuación muestra la evolución de los últimos cinco años del nivel de producción del sector de confección de indumentaria y de toda la industria manufacturera, y deja en evidencia la mayor caída de nuestro sector en relación a lo que sucedió en el promedio de la industria argentina.

Gráfico 1

Evolución de las cantidades fabricadas: industria general y confección de ropa

En número índice base 100 = 2004

Fuente: elaboración propia de CIAI en base a datos de INDEC.

Esta dinámica obedeció fundamentalmente a la fuerte caída en las ventas de indumentaria: -19,9% en supermercados, -24,6% en comercios minoristas y -51,9% en shoppings centers en la comparación contra mismos meses de 2019. Sin lugar a dudas, la reducción del mercado se debe a la caída del poder adquisitivo de la mayoría de la población: las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares cayeron 7,3% en términos reales este último año de pandemia, muy similar a la caída de -6,6% que sufrieron los salarios reales de los trabajadores. En paralelo, la destrucción de empleo por la crisis económica desatada por el COVID-19 también recortó poder de compra a nuestra población, lo que afectó negativamente a la demanda de ropa, muy sensible al ciclo económico.

De cara a los próximos meses, el avance en la campaña de vacunación permitirá ir dejando detrás los peores momentos de esta pandemia y comenzar, poco a poco, a retornar a una nueva normalidad, más parecida a la situación anterior a la aparición del COVID-19. Sin embargo, para permitir que la mayor cantidad de fábricas, talleres, marcas y comercios de indumentaria logren sobrevivir a esta crisis, resulta necesario extremar los esfuerzos desde la política pública para asistir a uno de los sectores más castigados de nuestra económica de los últimos años. El esfuerzo vale la pena: estamos cada vez más cerca.

A continuación  podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria de Julio 2021: 7.CIAI_Semáforo_Julio2021

 

 

Semáforo CIAI de la Indumentaria – Junio 2021

La segunda ola vuelve a golpear las alicaídas ventas de ropa

Las restricciones a la movilidad durante mayo y principios de junio volvieron a contraer las compras de indumentaria, que ya venían golpeadas por la disminución del poder adquisitivo de la población.  

  • A pesar de la caída de los contagios durante los primeros meses del año, las ventas de ropa no lograron recuperar los niveles previos a la pandemia debido a la caída del poder de compra de los salarios y de las jubilaciones durante el último año.
  • Desde mediados de mayo, el nuevo cierre de los shoppings centers y la reducción de la movilidad por la segunda ola volvieron a deprimir las ventas del sector.
  • La disminución de la asistencia estatal empeora la situación de las empresas de la cadena, que vienen de 3 años consecutivos de contracción.
  • La superación de la crisis sanitaria y la recuperación del poder adquisitivo son las dos condiciones que necesita nuestra industria para comenzar a recorrer un sendero de recuperación.

Aclaración metodológica: en esta edición del semáforo varios datos se comparan contra el mismo mes de 2019, dado que la cuarentena estricta de fines de marzo, abril y mayo de 2020 distorsiona la base de comparación.

En marzo, previo a la llegada de la segunda ola en Argentina, las ventas de indumentaria y calzado en Shoppings Centers de todo el país mostraron un nivel 34,9% inferior al del mismo mes de 2019, porcentaje similar a la caída en las principales cadenas de supermercados (-32,9%). En otras palabras, el tamaño del mercado se redujo en un tercio en tan sólo dos años. Por su parte, un reciente relevamiento de la CAME a comercios minoristas concluyó que la caída se ubicó en 27,9% comparado con mayo de 2019, lo que deja en evidencia la fuerte contracción que sufrió el mercado de indumentaria por la crisis sanitaria y económica.

Sin lugar a dudas, la caída del consumo de prendas está explicada tanto por la menor circulación social como por la caída del poder adquisitivo de la población. El poder de compra de las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares se redujo 5,1% entre abril de 2020 y abril de 2021, mientras que el poder adquisitivo del salario cayó 7% entre marzo de 2020 y mismo mes de 2021. A esta dinámica se agregó la destrucción de empleo generada por la pandemia, dinámica que estuvo en línea con lo ocurrido en el resto de los países de América Latina, donde la desocupación subió a 10,5% en 2020, según un reciente informe de la CEPAL.

En relación con las importaciones de indumentaria, durante abril de 2021 se registró un nivel similar a las de abril de 2020 (-5,7% en U$S y +4,7% en kilogramos), según estadísticas del INDEC. Por su parte las exportaciones de nuestra industria tuvieron una suba interanual de 8,1% en el mismo mes.

La reducción del consumo de prendas derivó en una caída de la producción nacional de ropa de 10,8% entre abril de 2019 y abril de 2021. La segunda ola volvió a golpear al consumo y a la producción durante el mes de mayo y de junio, lo que complica aún más la situación de nuestro sector. En adelante, el avance del plan de vacunación y la llegada de la primavera permitirán superar los peores momentos de esta pandemia y levantar las restricciones a la movilidad, aunque ahora nuestro principal desafío es pasar el invierno.

A continuación podrán descargar el Semáforo CIAI – Junio 2021: CIAI_Semáforo_Junio2021 (

 

Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Abril 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – ABRIL 2021

Las exportaciones de indumentaria de abril del 2021 registraron un incremento del 512,4% respecto al mismo mes del año anterior, llegando a  USD FOB 2 millones (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

En términos de volumen, las ventas al exterior se incrementaron un 887,2% interanual en abril promediando los 73 mil kilogramos. La variación interanual de la relación de USD/Kg fue negativa en -38% para abril de este año, ubicándose en 27,4.

Esta importante diferencia interanual para el mes de abril se explica por la baja base de comparación que representó abril de 2020, ya que en este período las restricciones a la circulación y sobre varias actividades fueron muy estrictas debido a la pandemia.

Al considerar el primer cuatrimestre de 2021 respecto del mismo período de 2020 se observa un incremento del 59% en el valor exportado y del 95% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). La relación USD/KG se reduce un -18,5%.

De esta manera, entre enero y abril de 2021 se observan valores en divisas similares a los del mismo período de 2019, y mayor volumen, lo que apunta a una recuperación del flujo exportador para el corriente año.

En términos de grandes rubros para los primeros tres meses del año las calzas y medias representaron el 26% del total exportado con USD FOB 2 millones, las camisas de hombre el 19,7% (1,5 millones), los pantalones el 17% y las t-shirts el 8,2%.

Se mantiene la expectativa que el flujo exportador continúe relativamente estable, en línea con los valores de 2019. Como se ha remarcado anteriormente, si bien se espera cierta recuperación de la actividad mundial, Latinoamérica, principal destino de las exportaciones argentinas de indumentaria, ha sido duramente golpeada por la pandemia en 2020 y, actualmente, se continúa registrando serias dificultades frente al elevado nivel de contagios de COVID-19.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace un tiempo considerable que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código «999», cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de abril 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos actualizados a este respecto.

.

Descargue desde aquí el Anexo Estadístico