Informe Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Julio 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JULIO 2020

En Julio de 2020, si bien las exportaciones de indumentaria continúan sufriendo el impacto de las medidas tomadas a causa de la pandemia Covid-19, se sitúan en valores cercanos a la media de los últimos años. De esta manera, se exportó por USD FOB 1,7 millones y 70 kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto), lo que representa una variación interanual con respecto del mismo mes del pasado año de -25,1 y 26%, respectivamente. En junio también se había exportado por encima del millón de dólares, luego de fuertes caídas en abril y mayo del corriente.

El precio por kilo promedió los USD/Kg 25. Es una relación considerablemente inferior a la media de los últimos años (como ocurrió también en mayo y junio), siendo un -40% menos que en Julio de 2019.

En lo que hace al acumulado enero-julio, las exportaciones se contrajeron un -38,4% en dólares y un -21,2% en kilos en términos interanuales. Se registraron operaciones por USD FOB 8,2 millones y 262 mil kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). El precio promedio, por tanto, resultó de USD/Kg 31,5 lo que implicó una baja del -21,7% en relación al acumulado enero-julio del año 2019.

Se trata del peor año en términos de dólares y de kilos exportados al menos desde 2001 (inicio de la serie), con precios USD/Kg históricamente bajos (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). Vale aclarar que, como se ha mencionado anteriormente, estos datos fueron afectados por exportaciones que no pudieron ser despachadas desde el 20 de marzo producto de la declaración del aislamiento social, preventivo y obligatorio como principal medida a nivel local contra la pandemia Covid-19, principalmente durante abril y mayo. Asimismo, la cancelación o postergación de órdenes desde el exterior probablemente haya acentuado la caída. De todas maneras, las exportaciones ya mostraban una fuerte tendencia a la baja.

Los principales productos exportados en julio fueron “las demás medias de algodón” (con el 3% del total), camisas de algodón (26,3%) y pantalones de algodón (ver Cuadro Nº 5 del Informe adjunto).

En el acumulado enero-julio, las calzas y medias quedaron el primer lugar, 16,6% del total, seguidas de las camisas y los pantalones de hombre, ambas categorías con el 10% sobre el valor total (ver Gráfico Nº 4 del Informe adjunto).

Respecto al segundo semestre, hay que monitorear si en el próximo mes se repiten exportaciones por valores similares a julio, de manera que permitan morigerar la caída del acumulado interanual, generada principalmente por el fuerte deterioro de las ventas externas en abril y mayo. De todas maneras, es de esperar que continúe la contracción respecto a 2019, debido principalmente a las medidas de carácter aduanero y sanitario (tanto local como internacional) y al detrimento de la demanda global provocada por la reducción del empleo y poder de compra que se registrará a nivel mundial.

Finalmente, como mencionamos en diversas ediciones del CIAI COMEX EXPO, es fundamental que desde el Estado, una vez normalizada la situación de los mercados a nivel mundial, se fomente la salida exportadora del sector ya que cuenta con una gran capacidad para emplear trabajadores a la par que cada prenda exportada contiene un alto nivel de valor agregado que permitiría el ingreso de divisas que alivianen la carga de la balanza de pagos.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2020 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos informados a este respecto.

A continuación podrán descargar el Anexo Estadístico: Evolución de Exportaciones 07 meses 2020

 

Semáforo de la indumentaria argentina – Septiembre 2020

La “nueva normalidad” en el sector de indumentaria argentino

 

Ventas online, medios de pago electrónicos, protocolos de seguridad e higiene, dificultades operativas y logísticas, menores volúmenes comercializados son algunos de los denominadores comunes del mercado de ropa para los próximos meses, hasta que la vacuna esté entre nosotros.

La edición de Septiembre del Semáforo refleja lo ocurrido durante los meses del invierno: aún se desconoce si serán los peores momentos de la situación sanitaria del COVID-19 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Desde que comenzó la pandemia, los indicadores económicos se movieron en paralelo a la evolución de los contagios: mientras en las últimas semanas se registró cierta estabilización en el AMBA (aunque en niveles muy elevados), diversos núcleos urbanos del interior del país empeoraron rápidamente su situación (Mendoza, Rosario, Santa Fe, Córdoba, Jujuy y Río Negro). Esta dinámica de federalización de la enfermedad se dio en paralelo a una paulatina apertura de actividades en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense y al endurecimiento en otras ciudades. El sostenimiento en el tiempo de la enfermedad y los rebrotes en países europeos como Francia y España dejan entrever que difícilmente podamos volver a la situación pre-covid en los próximos meses, por lo cual la “nueva normalidad” probablemente continúe hasta que la vacuna se aplique a gran parte de nuestra población.

En este contexto, los indicadores del Semáforo continúan reflejando el desplome de la producción local durante julio (recordemos que los primeros veinte días del mes tuvo lugar un nuevo endurecimiento de la cuarentena). La novedad radica en que julio fue el primer mes donde se registró una importante caída de las importaciones de prendas de vestir (-58,6% comparado con mismo mes de 2019). En contraste, en los seis primeros meses de 2020, el ingreso de ropa extranjera había disminuido a un ritmo menor que la contracción de las ventas, de forma tal que las prendas importadas habían ganado participación en el total del mercado.

Ahora bien, entre los efectos de la pandemia en el mercado de indumentaria se destacan las dificultades operativas que enfrentan las empresas del sector. En primer lugar, sólo una proporción del personal está trabajando debido a la necesidad de licenciar a los mayores de edad, personas con menores a cargo y trabajadores con enfermedades pre-existentes. En segundo lugar, el cumplimiento de estrictos protocolos sanitarios conduce a dividir a los trabajadores en pequeñas células de producción aisladas entre sí, que son licenciadas temporalmente cuando algunos de ellos se contagian. Por ambos motivos, las fábricas del sector están operando con aproximadamente la mitad de su personal, lo que genera retrasos y mermas en la producción. Se trata de la misma situación que sufren el resto de los eslabones de la cadena de producción, lo que dificulta también el acceso a los insumos productivos. A esta situación se suma que durante septiembre algunas provincias como Catamarca y San Juan retornaron a fase 1, lo que afectará la producción de hilanderías y tejedurías, impactando desfavorablemente en la oferta de insumos para la confección de ropa.

Además, la limitación del uso del transporte público a los trabajadores esenciales obligó a las empresas a encargarse del traslado de sus operarios, a través de la contratación de combis y remises, lo que redundó en un significativo incremento de los costos operativos. En paralelo, la limitación del traslado de personas impide a consumidores y comerciantes minoristas de todo el país arribar al Gran Buenos Aires, principal centro de producción y comercialización mayorista de ropa (representa aproximadamente el 75% del país). Por este motivo, durante los últimos meses se improvisó un canal de distribución vía transporte terrestre que explica un importante encarecimiento de los costos de las prendas en el interior del país, sumado a la necesidad de introducir medios de pago digitales (con sus respectivas comisiones) y de formalizar impositivamente operaciones para aquellos segmentos mayoritarios e informales del mercado.

A continuación podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria – Septiembre 2020: CIAI_Semáforo_Septiembre2020 (4) (1)

 

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Julio 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

En el mes de julio 2020, las importaciones de indumentaria totalizaron los CIF USD 13,5 millones superando los 645 mil de kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las compras al exterior del mes disminuyeron un -58,6% en dólares un -51,5% en kilogramos con relación al mismo mes de 2019, mientras que los precios promedio por kilo importado cayeron alrededor del -14.5%, con un promedio de USD/Kg 21.

En el acumulado enero-julio las importaciones continúan por debajo de las registradas el mismo período del año anterior, como resultado del impacto de la pandemia Covid-19, pero en niveles similares a 2015 en términos de valor. En efecto, con CIF USD 158 millones y Kg 8.2 millones, la contracción alcanzó el -31% en dólares y -23,6% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Por su parte, el precio promedio se ubicó en torno a los USD/Kg 19, con una baja interanual del acumulado del período del -9.6%.

Los números de variaciones de precios en el mes y en los agregados confirman la continuidad de la tendencia al abaratamiento de las prendas importadas señaladas anteriormente, con niveles similares a los de 2009 en la relación USD/Kg (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Con respecto a los países de origen de importación, China continúa en el primer lugar acumulando el 55% de los dólares y el 72% del volumen durante enero-julio de 2020 (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto), con un precio promedio de 15,5 USD/Kg. Bangladesh mantiene el segundo lugar representando el 6,5% de los kilos; seguido de cerca por Vietnam (quien es segundo en términos de dólares). En lo que hace a la región, Brasil es el principal país de origen de las importaciones con USD 3,8 millones para el primer semestre, con un precio promedio de 32 USD/Kg, seguido de Perú (USD/Kg 53), Paraguay (USD/Kg 22) y Colombia (USD/Kg 34).

En lo que hace al período enero-julio por grandes categorías, los abrigos capturaron el 26% de las compras externas (77% de origen chino), seguidos por los sweaters de fibras sintéticas con 18% (la mitad de origen chino) y los pantalones con 15% del total (ver Cuadro Nº6 y Gráfico Nº4 del Informe adjunto).

En relación con los principales productos importados en el mes de julio 2020, se continúa observando la incidencia de las compras al exterior de indumentaria para el sector de la salud por USD 885 mil (posición 6210.10.00), ocupando el tercer lugar por productos en el mes de julio, con un precio promedio de 15 USD/Kg. En el mes pasado, estos productos habían alcanzado la cifra de USD 2 millones.

Por último, se estima que en los próximos meses continúe la tendencia a la baja en las importaciones en términos interanuales, como consecuencia del impacto de la pandemia COVID 19 en el comercio, el aumento de controles cambiarios que inciden en la operatoria de importación y la crisis de consumo en el mercado local.

Haciendo click aquí accederán al Anexo Estadístico 

 

Día de la Industria

Desde la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) y la Federación Argentina de la Industria de la Indumentaria y Afines (FAIIA)  queremos apoyar a las empresas que siguieron produciendo en estos tiempos de incertidumbre y felicitamos a todos los que se esforzaron para producir indumentaria sanitaria con valor agregado nacional. Ahora Vamos por la reconstrucción productiva!!!

 

Exportaciones Prendas de Vestir: Enero – Junio 2020

Exportaciones de Prendas de Vestir
(Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur)
Período considerado: ENERO-JUNIO 2020

En Junio de 2020, las exportaciones de indumentaria continúan sufriendo el impacto de las medidas tomadas a causa de la pandemia Covid-19. De esta manera,  la caída en relación al mismo mes del año anterior en dólares un -27,4% y en kilogramos -3.2%. Así, el valor total del mes se ubicó en torno a los USD FOB 1,1 millones y 42 mil kilos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Si bien se observa una caída interanual en junio, vale señalar que se vuelve a exportar por encima del millón de dólares (luego de fuertes caídas en abril y mayo).

El precio por kilo promedió los USD/Kg 27 relación considerablemente inferior a la media de los últimos años (como ocurrió el mes pasado), y un -25% menos que en Junio de 2019.

En lo que hace al acumulado enero-junio, las exportaciones se contrajeron un -41,1% en dólares y un -30,7% en kilos en términos interanuales. Se registraron operaciones por USD FOB 6,5 millones y 191 mil kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). El precio promedio, por tanto, resultó de USD/Kg 33,8 lo que implicó una baja del -15% en relación al acumulado enero-junio del año 2019.

Se trata del peor primer semestre en términos de dólares y de kilos exportados al menos desde 2001 (inicio de la serie), con precios USD/Kg históricamente bajos (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). Como se ha mencionado anteriormente, estos datos fueron afectados por exportaciones que no pudieron ser despachadas desde el 20 de marzo producto de la declaración del aislamiento social, preventivo y obligatorio como principal medida a nivel local contra la pandemia Covid-19. Asimismo, la cancelación o postergación de órdenes desde el exterior probablemente haya acentuado la caída. Vale señalar que las exportaciones ya mostraban una fuerte tendencia a la baja.

Los principales productos exportados en junio fueron “las demás medias de algodón” (con el 39,4% del total), camisas de algodón y pantalones de algodón (ver Cuadro Nº 5 del Informe adjunto).

En el semestre, las calzas y medias quedaron el primer lugar, seguidas de las camisas y los pantalones de hombre (ver Gráfico Nº 4 del Informe adjunto).

Se espera que las exportaciones continúen en niveles históricamente bajos para el segundo semestre. En primera instancia, debido a medidas de carácter aduanero y sanitarias (tanto locales como internacionales) y, posteriormente, a la caída de la demanda global provocada por la reducción del empleo y poder de compra que se registrará a nivel mundial. Asimismo, es importante el monitoreo de los próximos datos para tratar de ver si la relación USD/Kg continúa su tendencia a la baja, ya que está mostrando valores significativos por debajo de la media, y si la tendencia de la caída de exportaciones morigera su intensidad.

 

Finalmente, como mencionamos en diversas ediciones del CIAI COMEX EXPO, es fundamental que desde el Estado, una vez normalizada la situación de los mercados a nivel mundial, se fomente la salida exportadora del sector ya que cuenta con una gran capacidad para emplear trabajadores a la par que cada prenda exportada contiene un alto nivel de valor agregado que permitiría el ingreso de divisas que alivianen la carga de la balanza de pagos.

 

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de enero 2020 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos informados a este respecto.

Haciendo click aquí accederán al anexo estadístico 

 

Nueva edición del Semáforo de la Indumentaria Argentina – Agosto 2020

Se recalienta la suba de precios de la ropa

Los meses pasan y la situación sanitaria del COVID-19 sigue sin superarse. A la fuerza y sin antecedentes recientes sobre una cuarentena, el sector debió adaptarse al cierre de la mayoría de los locales físicos y de los distintos eslabones del proceso productivo. Problemas de abastecimiento, caídas de ventas y suba de precios atraviesan los distintos eslabones de la cadena de la moda argentina.

La nueva edición del Semáforo evidencia a las claras los peores momentos de la pandemia del COVID-19 sobre el sector nacional. Desplome de la producción local, de las ventas y de las exportaciones, en un contexto de importaciones también a la baja. Sin embargo, una de las consecuencias más llamativas es que, a pesar de la fuerte caída de la demanda, se aceleró el ritmo de suba de precios de la ropa desde marzo hacia hoy. Según el INDEC, los precios de la indumentaria y el calzado subieron 59,3% entre junio de 2019 y junio de 2020. En esta edición del Semáforo analizaremos con mayor profundidad cuáles son los factores que explican esta dinámica.

En primer lugar, la inflación varía según la prenda sea de origen nacional o importado, siendo mayor en los productos extranjeros. La causa radica en que la cotización oficial del dólar subió 58,8% entre junio de 2019 y junio de 2020, según estadísticas del Banco Central de la República Argentina, lo que llevó a remarcaciones en los precios de una magnitud equivalente. Lo mismo ocurrió con otros bienes de la economía de origen importados, como las computadoras (+98,5%) y los autos (+64,3%). En paralelo, la suba del dólar impacta transversalmente en todo el mercado porque encarece los insumos productivos (fibras de algodón y sintéticas, hilados y tejidos), cuyos precios están prácticamente dolarizados.

En segundo lugar, se evidencian una serie de problemas a lo largo de la cadena de abastecimiento que limitan la oferta de productos. En este punto cabe destacar que la confección de indumentaria fue una de las últimas actividades industriales en estar exceptuadas del Aislamiento en el Gran Buenos Aires, zona que concentra alrededor del 75% de la actividad del sector. En efecto, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires recién se pudo volver a fabricar ropa desde el 3 de agosto, lo que significa que los talleres formales estuvieron cerrados prácticamente 4 meses y medio (en la mayoría de los municipios del Conurbano Bonaerense se abrieron sólo unas semanas antes). Por estos días, muchas empresas de la cadena de valor están trabajando con dotaciones mínimas de personal, por los casos positivos de COVID-19 entre los trabajadores y por la necesidad de exceptuar a aquellos con enfermedades pre-existentes, a los mayores de 60 años y a los responsables del cuidado de hijos menores. La necesidad de garantizar el traslado propio de los operarios también encareció los costos productivos de una gran cantidad de fábricas.

Por último, y vinculado con los factores anteriormente analizados, resulta fundamental advertir que la inflación de la indumentaria muestra una fuerte heterogeneidad según el canal de comercialización. Relevamientos propios de la CIAI arrojaron como resultado que el segmento de las marcas nacionales del segmento formal, que comercializan su producción mayoritariamente de origen nacional en Shoppings Centers y locales propios y franquiciados, mostró incrementos de precios que se situaron entre 35 y 42% entre julio de 2019 y julio de 2020, 18 puntos por debajo del promedio. En contraste, los segmentos del mercado masivo e informal (como Flores y La Salada) tuvieron subas mayores al 60%, explicados fundamentalmente por los mayores costos asociados a la formalización de sus operaciones comerciales debido al cambio en la modalidad de  pago por la  venta online. Esto los obligó a formalizar impositivamente gran parte de sus ventas, a adoptar medios de pagos electrónicos (que implican una comisión no despreciable)  y a comercializar a través de canales de venta como Mercado Libre, que tienen comisiones que encarecen los precios finales de las prendas. Otro tema que influye negativamente en los costos de este último grupo  de empresas es la necesidad de enviar por transportistas las prendas a los comerciantes del interior del país, cuando lo habitual  previo a la pandemia eran los tours de compras a Buenos Aires.

En adelante, la superación del pico de casos de la pandemia y el levantamiento paulatino de la cuarentena permitirá ir recuperando los niveles de producción. La gran incógnita es si esa normalización llegará a tiempo para poder abastecer a la recuperación de la demanda de la temporada primavera /verano 2020/2021 y cómo quedará conformado el entramado de talleres, fábricas, marcas y comercios del sector superados los peores momentos de la crisis y con vistas a la temporada de otoño/ invierno 2021.

A continuación podrán descargar el Semáforo de Agosto 2020:CIAI_Semáforo_Agosto2020

 

Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Junio 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – JUNIO 2020

En el mes de junio 2020, las importaciones de indumentaria totalizaron los CIF USD 17.8 millones superando los 757 mil de kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las compras al exterior del mes disminuyeron un -30.5% en dólares un -29%% en kilogramos con relación al mismo mes de 2019, mientras que los precios promedio por kilo importado cayeron alrededor del -2%, con un promedio de USD/Kg 23,58.

En el agregado del 1er semestre las importaciones continúan por debajo de las registradas el mismo período del año anterior, como resultado del impacto de la pandemia Covid-19, pero en niveles similares a 2014 y 2015 en términos de valor. En efecto, con CIF USD 145 millones y Kg 7,6 millones, la contracción alcanzó el -26% en dólares y -19,6% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Por su parte, el precio promedio se ubicó en torno a los USD/Kg 19, con una baja inter semestral del -8%.

Los números de variaciones de precios en el mes y en los agregados evidencian la continuidad de la tendencia al abaratamiento de las prendas importadas, con niveles similares a los de 2009 en la relación USD/Kg (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Con respecto a los países de origen de importación, China continúa en el primer lugar acumulando el 56% de los dólares y el 68% del volumen durante enero-junio de 2020 (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto), con un precio promedio de 15,4 USD/Kg. Bangladesh mantiene el segundo lugar representando el 6,2% de los kilos; seguido de cerca por Vietnam (quien es segundo en términos de dólares). En lo que hace a la región, Brasil es el principal país de origen de las importaciones con USD 3,2 millones para el primer semestre, con un precio promedio de 32,50 USD/Kg, seguido de Perú (USD/Kg 53), Paraguay (USD/Kg 22) y Colombia (USD/Kg 34).

En relación con los principales productos importados en el mes de junio 2020, se observa la incidencia de la pandemia, dado que se compró al exterior indumentaria para el sector de la salud por USD 2 millones (posición 6210.10.00), el 11,5% del total importado del mes de junio, con un precio promedio de 44 USD/Kg, cuando en 2019 el precio promedio no llegaba a 7 USD/Kg para el mismo mes y en mayo de 2020 fue de 8,4 USD/Kg.

En lo que hace al primer semestre por grandes categorías, los abrigos capturaron el 27% de las compras externas (78% de origen chino), seguidos por los sweaters de fibras sintéticas con 18% (la mitad de origen chino) y los pantalones con 15% del total (ver Cuadro Nº6 y Gráfico Nº4 del Informe adjunto).

Por último, como se venía mencionando, se estima que en los próximos meses continúe la baja en las importaciones en términos interanuales, como consecuencia del impacto de la pandemia COVID 19 en el comercio, el aumento de controles cambiarios que inciden en la operatoria de importación y la crisis de consumo en el mercado local.

Haciendo click aquí accederán al anexo estadístico