Semáforo de la Industria de la Indumentaria Argentina – Febrero 2019

La producción de ropa cayó 15,5% en diciembre

La crisis del sector de fabricación de indumentaria no se detiene

Hoy el INDEC dio a conocer el nuevo dato de producción física de prendas de vestir: 15,5% de caída respecto a diciembre de 2017. Para todo 2018, la disminución fue de 7,8%. Por su parte, la producción de hilados y tejidos (eslabón textil de la cadena de valor) mostró una contracción interanual de 36,3% en diciembre.

Semejante contracción deja en evidencia la magnitud de la crisis que atraviesa la cadena de valor en nuestro país. Esto vuelve imperativa la necesidad de diseñar, consensuar e implementar políticas públicas que eviten la quiebra de empresas y la destrucción de puestos de trabajo, teniendo en consideración que el principal factor de la actual crisis es la caída del consumo de prendas.

A su vez, el INDEC dio a conocer la información de comercio exterior del mes de diciembre de 2018. Los datos fueron sorprendentes pues en el último mes del año las importaciones de ropa volvieron a crecer (+7,5%) en comparación a mismo mes de 2017. El fenómeno estuvo explicado por los despachos de prendas de mayor valor, pues los precios promedios de la ropa importada crecieron 18,7% interanual. Si se analiza en términos de cantidades, las importaciones cayeron 9,5% en el período.

Lo llamativo es que este comportamiento se dio en un contexto donde el tipo de cambio real con China (principal origen de las importaciones de ropa del país) subió 27,7%, según información elaborada por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Es decir, donde se encareció la mercadería china por el salto del dólar en Argentina.

Sin embargo, el dato más llamativo fue que 2018 cerró con importaciones de ropa por un total de U$S 509,6 millones, cifra que representa un récord histórico para nuestro país (un crecimiento de 9,9% respecto al valor de 2017). Si la medición se realiza en kilogramos de prendas, las importaciones totalizaron 22.917 toneladas, 15,6% más que el año anterior.

En relación a las exportaciones de ropa nacional, durante los 12 meses del año 2018 acumularon un total de U$S 21,3 millones, lo que significó una caída de 34,9% respecto al nivel de 2017. Hace 10 años, Argentina exportaba U$S 106 millones de ropa, cinco veces el nivel del año pasado.

De esta forma, la balanza comercial de Argentina cerró 2018 con un déficit de U$S 488,3 millones. La caída de las exportaciones y el crecimiento de las importaciones es un proceso que tuvo lugar a lo largo de la última década, tornando cada vez más deficitaria la balanza del sector: en 2007 había sido sólo U$S 127 millones, según estadísticas del INDEC.

Las compras de ropa por parte de la población argentina continúan cayendo. Según la información publicada por el INDEC, las ventas de indumentaria en Shoppings del Gran Buenos Aires (Capital y Conurbano Bonaerense) disminuyeron 9,5% en noviembre de 2018 respecto a mismo mes del año anterior. En los supermercados de todo el país, la reducción de las ventas fue de 10,8%. Y en los comercios minoristas relevados por la CAME, la caída interanual de las ventas durante enero de 2019 fue de 10,6%.

La reducción de las ventas de indumentaria está fundamentalmente explicada por la fuerte caída del poder adquisitivo de la población argentina. En diciembre de 2018, el poder adquisitivo de los trabajadores formales se contrajo 14,6% comparado con mismo mes del año anterior, según el Instituto de Estadísticas de los Trabajadores (IET). Por su parte, el poder de compra de los beneficiarios de la seguridad social (jubilados, pensionados y asignaciones familiares) se contrajo 13,6% en enero de 2019 respecto a enero de 2018. Se trata de cálculos propios que surgen de comparar los aumentos nominales de 28,5% por la nueva Ley de Movilidad contra la inflación minorista del mismo período (48,7%).

En este contexto, la confianza del consumidor inició el año con una caída de 8% en enero respecto a diciembre de 2018, según la Universidad Di Tella. Sin embargo, analizando respecto a enero de 2018, el indicador muestra una caída de 26,7%.

El Relevamiento de Expectativas del Mercado elaborado por el BCRA[1] durante los últimos días hábiles de enero demostró que el mercado espera una inflación minorista de 29% para todo 2019 (0,3% más alta que la relevada el mes pasado). Las expectativas de caída del PBI de 1,2% para 2019 continuaron en el mismo nivel que el relevamiento pasado.

El crédito continúa prohibitivo para las empresas del sector. La tasa de interés para adelantos de cuenta corriente se ubicó en 58,6% anual en el último día hábil de enero, según el BCRA. Dicho valor está 30 puntos por encima de la inflación esperada para el mismo período. Esto representa una pérdida de competitividad para la producción nacional por motivos completamente ajenos a la productividad de nuestras empresas. Así, se torna indispensable que la autoridad monetaria continúe con la reducción de las tasas de interés y que el sector público implemente medidas concretas que efectivamente permitan el acceso al crédito a tasas diferenciales para las PyMEs del sector.

El precio de la energía eléctrica subió 46,2% en diciembre de 2018 respecto del valor de un año atrás, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. Por su parte, la nafta súper se encareció 54,9%, empujando los costos logísticos del sector. Los precios de la ropa en Argentina mostraron un incremento interanual de 32,7% en noviembre de 2018 según estadísticas del INDEC, muy por debajo del nivel general de inflación de 48,7%.

La disminución de la fabricación nacional de indumentaria llevó a la destrucción de empleos “en blanco” en el sector. La última información disponible en el Ministerio de Producción y Trabajo indica que, entre el segundo trimestre de 2018 e igual período de 2017, se destruyeron 3.056 puestos, lo que representa una caída de 6,9% en el personal de nuestras industrias.

[1] Todos los meses el BCRA consulta a alrededor de 50 consultoras, centros de investigación, entidades financieras y analistas extranjeros respecto de las expectativas sobre el comportamiento futuro de una serie de indicadores (dólar, inflación, PBI, entre otros).

A continuación podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria Argentina – Edición 2019: CIAI – Semáforo Febrero 2019

 

Informe Exportaciones Prendas de Vestir: Enero – Diciembre 2018

INFORME EXPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – DICIEMBRE 2018

 

En el mes de diciembre el valor total exportado de prendas de vestir superó los USD FOB 1,2 millones mientras que el volumen ascendió a los 30 mil kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las exportaciones de indumentaria continuaron cayendo marcando bajas tanto en valor como en volumen del orden del -43% y -48%, respectivamente, en relación al mes de noviembre de 2018; y del -26% y -32% en relación a diciembre del 2017.

El precio por kilogramo durante diciembre promedió los USD/Kg 41,41 aumentando un +10% en relación a noviembre de 2018 y un +13% con respecto a diciembre de 2017. Asimismo, este precio se encontró alineado con el promedio anual superando a este último por USD/Kg 0,39 (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Estos datos del mes de diciembre cerraron el año 2018 con el nivel de exportaciones más bajo, desde, al menos, los últimos 17 años ubicándose, incluso, por debajo del promedio de los últimos 3 años (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). En efecto, el valor exportado ascendió a los USD FOB 21,3 y el volumen alcanzó los 519 mil kilos. De esta manera, a pesar del nuevo tipo de cambio la caída de las ventas al exterior se ubicó en torno al -35% en dólares y -23% en kilogramos en relación al año 2017.

Cabe resaltar que ganar mercados en el exterior lleva un tiempo considerable por lo que una mejora cambiaria en términos reales debería sostenerse en el tiempo de cara a tener efectos sobre las exportaciones a la par que debería ser acompañada de otras medidas de política pública de fomento a salida exportadora.

Por su parte, el valor exportado se contrajo un -59% en relación al año 2015 mientras que comparando con el año 2012  (año en el cual se exportaron más de USD FOB 110 millones, récord para el sector), estas cayeron un -81%. Los precios promedio por kilo de 2018 también evidenciaron una tendencia a la baja cayendo un -15% en relación a 2017.

En suma, dado el achicamiento del mercado interno -que registra un menor volumen de ventas en todos sus segmentos (comercios minoristas, centros de compra y supermercados)-,  el complicado panorama productivo -vinculado a las dificultades de acceso al financiamiento, las altas tasas de interés, el incremento de costos de producción, las intermitencias en la cadena de pagos- y con un aumento de la participación de los productos importados, las exportaciones no han logrado dinamizar la producción de cara a impactar positivamente sobre la industria de la confección local. No obstante, el panorama exportador podría mejorar relativamente en caso de que el nuevo tipo de cambio real se sostenga, impactando positivamente sobre la competitividad precio de nuestras prendas, y este escenario se combine con una batería de medidas de incentivo al consumo y al sector.

Por último, se resalta enfáticamente la importancia de impulsar las exportaciones del sector de la indumentaria: la brecha de precios entre el kilo de indumentaria exportada y el kilo de indumentaria importada deja en evidencia el alto contenido de valor presente en las confecciones argentinas, particularmente en materia de diseño. En rigor, el precio por kilo exportado del 2018 rondó los USD/Kg 41,02 mientras que el precio por kilo de la mercadería importada promedió los USD/Kg 22,24.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que, por su parte, la AFIP comenzó a publicar datos más completos por lo que a partir de enero 2019 comenzaremos a utilizarlos de cara a mejorar la calidad de la información.

Desde Aquí podrán acceder al anexo estadístico

 

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Diciembre 2018

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – DICIEMBRE 2018

 

Las importaciones de indumentaria del mes de diciembre de 2018 se ubicaron en torno a los USD CIF 30 millones y 1,15 millones de kilos mientras que el precio promedio por kilo alcanzó los USD/Kg 26,35 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

El valor de las prendas importadas se incrementó un +7,5% en el mes de diciembre de 2018 en relación al mismo mes del año anterior pero el volumen importado retrocedió un -9,5% evidenciando, consecuentemente, un aumento del precio promedio por kilo importado (+19%). Así, las compras al exterior continúan modificando su tendencia, en buena medida, en función de la coyuntura local, la estacionalidad, el bajo nivel de consumo interno, el tipo de cambio, los costos de producción y sus respectivas proyecciones.

Tras la última devaluación se registraron bajas tanto de valor como de volumen importado –desde septiembre 2018 inclusive- modificándose recién en diciembre con este aumento que solo se verificó en relación a los precios y por tanto, al valor importado.

No obstante, el año 2018 cerró con valores y volúmenes por encima del año 2017: un +9,9% y un +15,6%, respectivamente (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). En efecto, en el período enero-diciembre 2018 el valor importado ascendió a los USD CIF 509,6 millones mientras que el volumen se ubicó en torno a los 22,9 millones de kilos y el precio por kilo promedió USD/Kg 22,24.

Cabe destacar que este aumento interanual de las compras al exterior se da en el marco de incrementos de valor y volumen registrados anualmente desde el 2015 y precios promedio decrecientes. Efectuando la comparación punta a punta entre el año 2018 y el año 2015, las importaciones crecieron un +80% en dólares, un 124% en kilos y el precio promedio por kilo cayó un -20%.

Para los próximos meses se espera que el nivel de importaciones continúe cayendo en función de estos nuevos precios relativos, es decir, al menos hasta que la devaluación se traslade en mayor medida a los costos de producción y en tanto y en cuanto el salario de la población no recupere poder de compra.   

 

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que, por su parte, la AFIP comenzó a publicar datos más completos por lo que a partir de enero 2019 comenzaremos a utilizarlos de cara a mejorar la calidad de la información.

Desde Aquí podrán descargar el anexo estadístico

 

 

Entrevista al presidente de la CIAI: “Desde que el dólar llegó a $40 se paralizó el sector”

La actividad económica está muy fría, demasiado, y dentro de este contexto uno de los sectores más golpeados es el de Indumentaria.

Según los datos del rubro, los últimos tres años han sido los peores de su historia, con una caída en las ventas cercanas al 30% en unidades durante 2018 y una capacidad industrial ociosa que en la actualidad alcanza el 50 por ciento.

Así, se perdieron en ese lapso unos 17.000 empleos formales, que se deben multiplicar por tres en el segmento informal.

Al respecto, la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) informa que hoy existen 10.000 pequeñas y medianas empresas vinculadas a la confección de prendas, que se venden en unos 250.000 locales. De hecho, toda la cadena textil, indumentaria y calzado emplea a unas 400.000 personas.

Cámara de Indumentaria: “Desde que el dólar llegó a $40 se paralizó el sector”

Claudio Drescher, presidente de la CIAI, charló mano a mano con iProfesional para contar la dura realidad del sector, a la que califica de “crítica”, y sentenciar que uno de sus grandes problemas es que el país no tiene política económica, ni cambiaria, algo que genera que “no exista un precio de referencia para salir al mundo”.

Incluso, cuestiona que algunos funcionarios piensen que “el país pueda sostenerse sin industria”.

-¿Cómo es la realidad de su sector?

-De acuerdo a los números del INDEC y datos macroeconómicos, queda claro que el sector textil y de indumentaria es el más golpeado de la economía argentina en los últimos tres años, la pasamos muy mal. La dimensión de la crisis es extremadamente profunda, crítica diría, y trajo aparejado varios centenares de convocatorias de marcas (incluso muchas conocidas) e instancias de cesación de pagos. De hecho, en talleres de menos de 50 personas pasan a la informalidad para achicar costos y ser más competitivos de alguna manera, pero fuera del sistema económico.

-¿Cuáles son los motivos para haber llegado a esta situación?

-El principal motivo tiene que ver con una baja de consumo, porque hay una disminución notoria en la capacidad de compra de la población por la caída de los ingresos que trajo aparejada la elevada inflación. Esto se multiplica cuando se trata de productos, como los nuestros, que no son imprescindibles para vivir.

Después otra causa es el incremento de las importaciones en los últimos tres años, que subieron 100% en ese plazo. Por ejemplo, todas las grandes marcas deportivas, sin excepción, importan y han cerrado fábricas locales históricas que habían incorporado la última tecnología.

A esto se agrega que tuvimos al peso apreciado durante un tiempo muy largo, el turismo argentino produjo un déficit comercial muy severo. Por ejemplo, en 2017, dentro del gasto en el exterior de u$s10.000 millones, unos u$s2.000 millones significó la compra de indumentaria en Chile o en otros destinos.

La combinación de estos tres factores generó una baja severa en las ventas, a lo que se le suma las tasas de interés que llegaron a estar entre 60% a 75%, y  en los  descubiertos que alcanzaron un nivel mayor, que consiguieron la asfixia financiera de empresas de todos los tamaños, pagando tasas surrealistas, imprimiendo una presión de subsistencia a miles de compañías, porque no hay sectores económicos productivos/industriales que hayan crecido en este período.

-¿Hubo algún cambio en el consumo por la crisis y empresas que se vieran beneficiadas por ello?

-La verdad que no porque no es que las firmas de bajo precio prevalecieron. En realidad los sectores de menos ingresos son los más afectados por la crisis. En cambio, mucha gente dolarizada o que le fue bien con los negocios financieros aumentó su capacidad de compra. Después de la devaluación, hoy se vende más en los sectores de alto precio, y están más afectados los centros comerciales de los sectores asalariados. Es decir, por ingresos, expectativas o incertidumbre, todos los sectores estuvieron paralizados en el último semestre, que fue muy malo. Cuando el dólar llegó a $40, el mercado se paralizó y sigue así hasta el momento.

-¿Cuál considera que es el problema de fondo para que su sector sea el más golpeado de la economía más allá de la crisis?

-El problema de fondo es que muchos sectores estamos esperando un cambio de rumbo, donde se entienda que el mercado interno representa el 70% del PBI y que no va a haber crecimiento de la economía, ni brotes verdes, si no hay señales de mayor poder de compra de la población. No va a haber magia.

Damos la bienvenida a que el 2019 sea el año de la exportación, Argentina tiene que salir a exportar, pero no conocemos países que hayan sido sustentables sin combinar esto con el desarrollo de su mercado interno.

-¿El Gobierno les brindó alguna clase de apoyo?

-El ministro de Producción tiene una actitud muy positiva respecto a nuestro sector, se han armado mesas de trabajo muy amplias que abarcan todos los aspectos de nuestro rubro: laborales, calidad, internacionalización, formalización, financiación, entre otras. Ahí sí notamos un cambio muy sustancial. Por lo menos el ministro entiende la importancia del sector y su volumen.

Son acuerdos sectoriales y mesas de trabajo. Nosotros agregamos otros temas más a tratar, como la baja de la tasa de interés para la financiación, líneas de crédito para inversión y refinanciación de pasivos impositivos. Ahora falta un cambio en la política económica.

-Por como viene el panorama, ¿piensa que este año va a haber una mejora económica o cambio de rumbo?

-No, me parece que el Poder Ejecutivo está diciendo que va a seguir el mismo camino. Hay cosas que se dicen que después, por suerte, se pueden cambiar. Estamos esperando que se cambien. En el fondo hay un tema conceptual que es el eje de discusión para entender hacia dónde vamos: ¿Este país puede crecer y solventarse sin industria? A mí me parece que hay sectores, economistas y analistas dentro y fuera del Gobierno que cree que esto es posible.

Que demuestren con números, porque hablan de Vaca Muerta, de energía, del litio, de la producción agropecuaria, pero están imaginando un país de 45 millones de habitantes que se pueda sustentar sin desarrollo industrial, dándole eje a servicios y desarrollo informático, en fin, cosas que no creo que vayan a desarrollar la economía argentina, como las cervecerías artesanales. Ahí hay una posición, se empieza a ver más claro y hay funcionarios que ya lo están diciendo.

-¿Por qué considera que algunos funcionarios tienen esta postura?

-Piensan que la Argentina no puede dar la batalla competitiva en el campo industrial. Primero hay que dar una discusión, ver si es factible el plan sin industria, y cuánto se puede desarrollar el país. Yo creo que no es factible.

-¿Piensa que es competitivo su sector?

-Cuando un país tiene 200 años de historia en industria textil, cuando posee diseñadores por miles que tienen un nivel técnico muy superior al promedio de América Latina, que se destacan. Las marcas argentinas de indumentaria son líderes desde México para abajo, en su nivel de diseño y diferenciación. De hecho, Buenos Aires es una ciudad relacionada a la moda, tiene un atractivo muy fuerte. Es una ceguera hacer volar 400.000 empleos pensando que si traemos ropa china vamos a ser más felices, me parece un suicidio que esa gente deba dedicarse a otra cosa. Es un absurdo. La industria de indumentaria no es un problema en Argentina, es una oportunidad que deberían asumir los gobiernos y ver que cuentan con un potencial.

Por ejemplo, Portugal tiene 11 millones de habitantes y exporta u$s4.500 millones en indumentaria y textil. En cambio, la Argentina exportó en todo 2018 unos u$s20 millones. Es decir, se puede generar empleo intensivo con buenos salarios. Otro caso es el segundo exportador de ropa luego de China, que es Italia, con productos de altísimo precio, es un generador de riqueza. Por eso, mucha gente hace análisis superficiales indicando que en China un jean cuesta u$s7 hacerlo y en Argentina u$s22, y que por eso “no sirve”. No es así, porque en Italia vale u$s38 realizarlo, sin embargo lo exportan igual. El tema es tener diseño, branding, concepto, distribución.

-¿Por qué la misma industria local todavía no aprovechó esta oportunidad para exportar diseño?

-Si uno va a un Centro Comercial en Argentina uno ve varias marcas de primer nivel, que pueden llegar a tener una calificación de 7,5 puntos sobre 10. Algunas han salido al mundo, pero cuando tenés un país que no tiene política económica ni cambiaria, no existe un precio de referencia por la variación que tiene el dólar. No hay una política de Estado que impulse exportar las producciones industriales. La batalla está ahí. Por ejemplo, Corea, hace 40 años no tenía una imagen productiva, en cambio hoy compramos marcas de allí.

Un caso claro es al pedir un crédito, en Europa se paga de interés 3% anual en euros, en cambio acá si quiero ampliarme y pedirle plata a un banco me cobran 70% al año en pesos, es imposible. Ésta es una de las causas de por qué la industria no crece o no se internacionaliza, es un país esquizofrénico. No hay herramientas de crecimiento sustentable, ni políticas para hacerlo. Los intentos deben ser durante décadas para que el país funcione. El Gobierno debe ver las oportunidades y fomentarlas. Por eso, el tema del libre mercado es para los países desarrollados, porque ellos ya tuvieron su etapa de crecimiento. En cambio acá, si el Estado no interviene, no tenemos fuerza o masa crítica para producir el cambio.

Igualmente, las pymes siempre invierten porque se hicieron con capital propio, las grandes empresas no lo hacen. El país fue una fiesta financiera, con un dólar estable y una tasa al 60%, ¿quién va a invertir si puedo ganar más plata con el carry trade?

-Con el salto que tuvo el dólar el año pasado, ¿no es negocio exportar?

-El mundo no te está esperando, lleva años abrir un mercado en el extranjero. Si no sé qué va a pasar, y el peso se aprecia en los próximos seis meses por ser un año electoral, voy terminar saliendo al mundo con un precio en dólares que no lo voy a poder sostener.

-¿Por qué en el extranjero, por ejemplo, una remera de primera marca se puede conseguir a menos de u$s10 ($400) y acá una similar se vende al doble o triple de precio?

-No es el valor real del costo que tiene, son los valores de los saldos, donde se ponen precios que no tienen nada que ver con el valor real para comercializarlo. Si uno quiere comprar la colección nueva, se pagará lo mismo o más caro que acá, que puede llegar hasta los $1.800. Igual, en Argentina hay varios impuestos y las tarjetas de crédito cobran al comercio alrededor de 14,9% por dar financiamiento. De hecho, 45% de un precio acá son impuestos y financiación. Todo lo que se hace es más caro. Y a todo eso hay que agregarle un tema de escala de ventas, si hago 100.000 remeras en Bangladesh, como ocurre en otros países, me va a salir mucho más barato que pedir 1.000 como en nuestro caso.-

Fuente: iProfesional 

 

Entrevista a Claudio Drescher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria

El 11 de enero, el presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), Claudio Drescher, fue entrevistado por el periodista Reynaldo Sietecase en su programa radial “La inmensa minoría”, que se emite en FM Radio con vos.

Durante la entrevista, Claudio Drescher brindó un panorama del sector de la indumentaria.

 

 

Semáforo de la Indumentaria Argentina – Enero 2019

Fuerte contracción de las exportaciones de ropa argentina

La crisis del sector impactó negativamente en las ventas al exterior de prendas nacionales, que aún no muestran reacción a la mejora cambiaria

Durante el acumulado enero – noviembre de 2018, las exportaciones de ropa totalizaron U$S 20 millones, 35,3% por debajo del nivel del año 2017, según datos del INDEC. Con estos valores, se estima que las exportaciones cerrarán 2018 en U$S 22 millones, muy por debajo del nivel del año 2012, cuando habían alcanzado $110 millones.

Por su parte, las importaciones de ropa cayeron 19,5% en noviembre de 2018 en relación mismo mes del 2017, mientras que si la medición se realiza en kilogramos, la contracción fue de 13,2%. La diferencia corresponde a la variación de los precios promedio de importación, que cayeron 7,2%. La reducción de las importaciones en el período está asociada a la mejora de 40,5% en el tipo de cambio real con China (país origen de más de la mitad de nuestras importaciones de ropa) entre diciembre de 2018 y mismo mes de 2017, según información del Banco Central. En el acumulado enero noviembre de 2018, las importaciones fueron de U$S 479,3 millones, por lo cual la balanza comercial del sector mostró un déficit de U$S 459,3 millones.

La demanda de ropa continúa en caída: en los 300 comercios minoristas relevados por CAME, las ventas de indumentaria y lencería se contrajeron 11,5% anual en diciembre de 2018. Según el INDEC, en el mes de octubre las ventas de ropa en Shoppings del Gran Buenos Aires cayeron 9,5% comparado con mismo mes de 2017, mientras que en Supermercados de todo el país se redujeron 11,5%.

Estas caídas se relacionan con la reducción de 15,5% del poder de compra de los asalariados “en blanco” (registrados en la Seguridad Social) para noviembre de 2018, según el Instituto Estadístico de los Trabajadores. La elevada inflación fue la responsable, que también contrajo 13,1% interanual el poder adquisitivo de las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares para diciembre de 2018.

Por su parte, la confianza del consumidor se recuperó 12,1% en diciembre respecto a noviembre, según la Universidad Di Tella, dinámica probablemente asociada a la estabilización del dólar. Sin embargo, analizando respecto a diciembre de 2017, el indicador muestra una caída de 16,7%.

En los últimos días hábiles de diciembre, el Banco Central realizó su relevamiento mensual de mercado a alrededor de 50 consultoras, centros de investigación, entidades financieras y analistas extranjeros respecto de las expectativas para el año que viene. En promedio, el mercado espera una contracción del Producto Bruto Interno (PBI) de 1,2% para 2019 (y una caída de -2,4% en 2018). En relación a los precios, el mercado estima una inflación punta a punta (diciembre 2019 vs. diciembre de 2018) de 28,7%.

Los costos financieros de las empresas del sector continúan en niveles incompatibles con la actividad productiva y la inversión. El BCRA interrumpió la política de reducción de tasas de interés durante diciembre, probablemente por la suba del riesgo país y las dudas sobre la sostenibilidad de la paz cambiaria alcanzada. Para el último día hábil del mes, la tasa de interés anual por adelantos en cuenta corriente se ubicó en 63,5%, según datos del BCRA. Estos niveles, muy por encima de la inflación esperada, restan competitividad a la producción nacional por motivos completamente ajenos a la productividad de las empresas.

El precio de la energía eléctrica subió 108,8% en noviembre de 2018 respecto del valor de un año atrás, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. Por su parte, la nafta súper se encareció 65,1%, empujando los costos logísticos del sector. Los precios de la ropa en Argentina mostraron un incremento interanual de 32,7% en noviembre de 2018, según estadísticas del INDEC, muy por debajo del nivel general de inflación de 48,5%.

El INDEC publicó los nuevos datos de producción de indumentaria para el tercer trimestre de 2018 (período julio-septiembre), mostrando una caída interanual de 8,8%. Por su parte, la producción de hilados y tejidos (eslabón textil de la cadena de valor) mostró una contracción interanual de 32,2% en noviembre de 2018, según el Estimador Mensual Industrial publicado por el INDEC. La magnitud de la caída deja en evidencia la crisis que atraviesa nuestra cadena de valor y la imperiosa necesidad de implementar políticas de promoción industrial específicas para evitar la quiebra masiva de empresas y la destrucción de puestos de trabajo.

Por último, la caída en la producción de ropa provocó la pérdida de puestos de trabajo “en blanco” generados por nuestro sector. Según los últimos datos disponibles en el Ministerio de Producción y Trabajo, entre el segundo trimestre de 2018 e igual período de 2017, se destruyeron 3.056 puestos, cifra que equivale a una reducción de 6,9% en el plantel del personal de nuestras industrias.

A continuación podrán descargar el Semáforo de la Industria de la Indumentaria – Enero 2019:

CIAI – Semáforo Enero 2019 (2)

 

Informe Exportaciones Prendas de Vestir: Enero – Noviembre 2018

INFORME EXPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO –NOVIEMBRE 2018

 

Las exportaciones de indumentaria continuaron cayendo en el mes de noviembre –aunque con menor dinamismo que el mes anterior- registrando bajas del
-38% en dólares y -34% en kilos en relación al mismo mes de 2017. El valor total exportado se ubicó en torno a los USD FOB 1,6 millones y el volumen ascendió a los 43 mil kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

El precio por kilogramo promedió los USD/Kg 37,72 en el mes manteniéndose alineado con el precio registrado en octubre (-0,5%)  pero bajando un -6% con respecto a noviembre de 2017 (USD/Kg 40,25). Cabe destacar que en octubre de 2017 el precio promedio por kilo resultó mucho mayor: USD/Kg 73,98, es decir, casi el doble.

En el acumulado anual registrado entre los meses de enero y noviembre de 2018 las ventas al exterior ascendieron a USD FOB 20 millones y un volumen de 489 mil kilogramos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Así, se evidenció que las exportaciones continuaron disminuyendo a pesar de la mejora del tipo de cambio: un -35% en dólares y un -22% en kilos en relación al mismo período del 2017. Los precios promedio por kilo del período, por su parte, siguieron cayeron ubicándose en los USD/Kg 41, es decir, un -17% más bajos que los del mismo período del año anterior.

Al igual que en meses anteriores, las firmas se encuentran atravesando un complicado panorama productivo vinculado a la caída del consumo interno, las dificultades de acceso al financiamiento, las altas tasas de interés, el incremento de costos de producción, las intermitencias en la cadena de pagos, etc. Como solemos remarcar en los CIAI COMEX, ganar nuevos mercados en el exterior lleva un tiempo considerable, por lo que una mejora cambiaria -en términos reales- debería sostenerse en el tiempo de cara a tener efectos sobre las exportaciones, a la par que debería ser acompañada de otras medidas de política pública de fomento a la exportación.

Se resalta, además, que el valor y volúmenes exportados durante enero-noviembre de 2018 resultaron un -59% y un -45%, respectivamente, inferiores a los computados en el mismo período pero del año 2015. En esa línea, comparando con el mismo período del año 2012 –año récord de exportaciones del sector-, éstas cayeron un -80% y -75%, respectivamente. De ese modo, las cifras de exportaciones de los primeros once meses del año resultan las más bajas de –al menos- los últimos 17 años (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto).

Con todo, dado el achicamiento del mercado interno y con un aumento de la participación de los productos importados, las exportaciones no logran dinamizar la producción de cara a impactar positivamente sobre la industria de la confección local.

Asimismo, de la comparación entre el precio promedio por kilo importado (USD/Kg 41) y del kilo exportado (USD/Kg 22) del período enero-noviembre 2018, surge la relevancia de impulsar, desde el Estado, políticas públicas de incentivo a la exportación del alto contenido de valor generado por el sector de la indumentaria, particularmente, en materia de diseño.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’, impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que tanto desde la CIAI y como desde la Unión Industrial Argentina se continúan haciendo gestiones de cara a restablecer el flujo y la calidad de los datos. Los mantendremos informados a este respecto.

Desde Aquí podrán descargar el Anexo Estadístico

 

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Noviembre 2018

INFORME IMPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO –NOVIEMBRE 2018

 

Durante el mes de noviembre de 2018, las importaciones de indumentaria registraron una caída del -19% en dólares y del -13% en kilogramos en comparación con noviembre de 2017 (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). De esta manera, las compras al exterior continuaron reduciéndose -al calor del nuevo tipo de cambio y los bajos niveles de consumo del mercado interno- ubicándose en torno a los USD CIF 26 millones y 1,1 millones de kilos.

También, sufrieron bajas los precios promedio por kilo importado en el mes de noviembre que pasaron de USD/Kg 26,19 en el 2017 a USD/Kg 24,30 en noviembre de 2018. Esto implica una caída de precios del orden del -7%.

No obstante la contracción del nivel de importación mensual verificado desde septiembre -inclusive-, el acumulado de los primeros once meses del año 2018 continúa por encima de los niveles del mismo período del año anterior; año durante el cual las importaciones habían resultado las más altas de la década.

En rigor, en el período enero-noviembre de 2018 el valor importado ascendió a los USD CIF 479,4 millones mientras que el volumen se ubicó en torno a los 21,8 millones de kilos y el precio por kilo promedió USD/Kg 22,02 (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Así, se verificó que las importaciones se incrementaron un +10% en dólares y un +17% en kilogramos con precios promedio por kilo un -6% por debajo de lo registrado en el mismo período del año anterior. En relación al mismo período del año 2015, estas variaciones resultaron del +91%, +139% y del -20%, respectivamente.

Para los próximos meses se espera que el nivel de importaciones continúe cayendo en función de estos nuevos precios relativos, es decir, al menos hasta que la devaluación se traslade en mayor medida a los costos de producción y en tanto y en cuanto el salario de la población no recupere poder de compra.   

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que tanto desde la CIAI y como desde la Unión Industrial Argentina se continúan haciendo gestiones de cara a restablecer el flujo y la calidad de los datos. Los mantendremos informados a este respecto.

Desde Aquí podrán descargar el Anexo Estadístico 

 

Exportaciones Prendas de Vestir: Enero – Octubre 2018

INFORME EXPORTACIONES DE PRENDAS DE VESTIR 

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO –OCTUBRE 2018

 

Las exportaciones de indumentaria profundizaron su caída en el mes de octubre con bajas del -72% en dólares y -46% en kilos en comparación con el mismo mes de 2017. El valor total exportado superó los USD FOB 2,2 millones mientras que el volumen ascendió a los 58 mil kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

El precio por kilogramo durante octubre promedió los USD/Kg 37,90 cayendo con respecto a septiembre (-15%) y con respecto a octubre del año anterior (-49%) cuya cifra se ubicó en torno al USD/Kg 73,98.  A su vez, se encontró alrededor de USD/Kg 3,42 por debajo del promedio del acumulado de los primeros diez meses del año (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Por su parte, durante período comprendido entre enero y octubre de 2018 se registraron ventas al exterior por un monto total de USD FOB 18,4 millones y un volumen de 446 mil kilogramos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). De esta manera, se verifica que las exportaciones profundizaron la tendencia a la baja a pesar de la mejora del tipo de cambio: -35% en dólares y -21% en kilos en relación al mismo período del 2017.

Al igual que en meses anteriores, las firmas se encuentran atravesando un complicado panorama productivo vinculado a las dificultades de acceso al financiamiento, las altas tasas de interés, el incremento de costos de producción, las intermitencias en la cadena de pagos, la caída del consumo interno, etc. Asimismo, ganar mercados en el exterior lleva un tiempo considerable por lo que una mejora cambiaria en términos reales debería sostenerse en el tiempo de cara a tener efectos sobre las exportaciones a la par que debería ser acompañada de otras medidas de política pública de fomento a salida exportadora.

Ahora bien, en comparación con el mismo período del año 2015, el valor exportado se contrajo un -60% mientras que el volumen la contracción fue del -46%. Por otro lado, comparando con el año 2012 –año récord de exportaciones del sector-, estas cayeron un -80% y -75%, respectivamente. Se desprende como relevante a remarcar que las cifras de exportaciones de los primeros diez meses del año resultan las más bajas en términos de los últimos 17 años (ver Gráficos Nº 1 y 2 del Informe adjunto). Los precios promedio por kilo de enero-octubre 2018, mostraron una profundización de la baja cayendo un -18% en relación al mismo período del 2017.

Con todo, dado el achicamiento del mercado interno, que registra un menor volumen de ventas en todos sus segmentos, y con un aumento de la participación de los productos importados, las exportaciones no logran dinamizar la producción de cara a impactar positivamente sobre la industria de la confección local. No obstante, el panorama exportador podría mejorar relativamente en caso de que el nuevo tipo de cambio real se sostenga, impactando positivamente sobre la competitividad precio de nuestras prendas, y este escenario se combine con una batería de medidas de incentivo al consumo y al sector.

Para finalizar, se resalta enfáticamente la importancia de impulsar las exportaciones del sector de la indumentaria debido al alto contenido de valor presente, particularmente en materia de diseño. En efecto, el precio por kilo exportado del período rondó los USD/Kg 41,32 mostrando una amplia diferencia con el precio promedio por kilo de la mercadería importada en el mismo período: USD/Kg 21,90.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace varios meses que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código “999”, cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que tanto desde la CIAI y como desde la Unión Industrial Argentina se continúan haciendo gestiones de cara a restablecer el flujo y la calidad de los datos. Los mantendremos informados a este respecto.

Desde Aquí podrán acceder al Anexo Estadístico.