Enero – Febrero 2017

A – Mes de Febrero de 2017

El mes que acaba de concluir muestra un valor para lo importado que sobrepasa todo lo anteriormente abonado al exterior por este concepto en un mes de febrero: 31,6 millones de dólares. En cuanto al volumen, –1.250.000 mil kilos– no resulta sorprendente, visto que ya se superó levemente esta cifra en febrero en los años 2011, 2012 y 2013, pero, es cierto, por un valor siempre inferior a los 30 millones de dólares.  En los tres últimos años, el volumen se había reducido considerablemente por lo menos en los meses de febrero, pero alcanzó 1.250 millones tanto en marzo-abril y agosto-septiembre 2016 (con valores de 33 a 42 millones de dólares mensuales). Si nos atenemos a la comparación interanual, este año ingresaron prendas por 31,6 millones de dólares pero con 1,26 millones de kilos, (precio promedio 25,19 U$s/kilo) contra 32 millones de dólares, 1,14 millón de kilos y un precio promedio de 28,08 U$S/kilo en el mismo período del año pasado. Nos llamó también la atención que el valor promedio por kilo repentinamente muy reducido -21,09 U$S/kilo – que ahora volvió a subir a 25,19 U$S/kilo. Hay que recordar que el que surgía como valor promedio en los años 2014, 2015 y 2016 estaba considerablemente más elevado, mientras oscilaba entre 21 y 23 dólares por kilo en los años anteriores.

¿Estamos más cerca de una cierta “normalización”? Sería todavía muy difícil y arriesgado afirmarlo, visto los acontecimientos – tantos nacionales como internacionales- que están presentándose  en este momento.

El origen de las mercancías que ingresaron en febrero último no causa sorpresas. De los quince países del ranking de orígenes de este mes, los cinco que realmente hacen a lo más importante de los ingresos  son los de siempre: China, India, Bangladesh (creció este mes), Perú y Vietnam.  Los demás no causan sorpresa, salvo con la progresión de México, hasta ahora ausente del ranking. Es demasiado pronto para afirmar que esto pudiera ser una de las primeras consecuencias de las modificaciones que están surgiendo en el NAFTA. Los acontecimientos en el hemisferio norte lo dirán en los próximos meses (Ver pág. 3 del Informe adjunto). Todos los demás países son parte de un total de –aproximadamente-  25, casi todos asiáticos (incluyendo Turquía, Marruecos y ocasionalmente España), asiáticos y nuestros tres socios del  Mercosur, que se “turnan” para abastecernos en prendas importadas.

Es interesante notar que las cinco posiciones arancelarias que más ingresaron en los meses de febrero de 2015, 2016 y 2017 son exactamente las mismas: abrigos de fibras sintéticas de hombres y mujeres, sweaters de fibras sintéticas y de algodón y abrigos de telas impregnadas.  Les siguen posiciones varias de pantalones, camisas, T-shirts, etc. que se detallan en forma completa con sus fluctuaciones en las páginas 6 y 7 del Informe.  Todos los ítems del listado sufren modificaciones de monto o valor, pero ello sólo lo puede apreciar el interesado, al examinarlos individualmente en el listado donde, salvo los arriba mencionados, tienen una incidencia sectorial mucho menos significativa.

  1. Período Enero – Febrero 

El incremento en el valor de las importaciones que registra este primer bimestre del año se ubicó en el orden del 13%. En volumen, dicho incremento resultó aún mayor alcanzando el 38% interanual. En efecto, ingresaron prendas por 65,4 millones de dólares versus 57,7 millones en el período anterior, con las diferencias en volumen y precio promedio a las cuales nos referimos en los párrafos anteriores.

La participación de las varias categorías de prendas en el total importado presenta, como ocurre en general, pocas fluctuaciones dignas de mención, reflejadas en la página 10 del informe adjunto. Citaríamos especialmente un leve incremento en abrigos (del 25 al 26%), parcialmente compensado por menos abrigos confeccionados con telas impregnadas.  Más importante resulta el incremento en sweaters, del 15 al 18%, y la disminución de las camisas de hombre del 8% al 5,5%.

En cuanto a los orígenes de estas varias categorías, China, como sabemos, ocupa el primer lugar con un crecimiento interanual de 10 millones de dólares en este bimestre, (ver pág. 4 del Informe), con una participación del 63,5 % en valor FOB y 76% en volumen. De los países que le siguen en orden de importancia, solamente Bangladesh ganó 1 o 2% en posicionamiento.  Todos los demás han perdido algo, salvo – y no tiene relevancia general – los tres últimos de la lista.

Nos parece interesante verificar cuan generalizada está la supremacía absoluta de China en las varias categorías de prendas, recurriendo a las páginas 11 a 15 del informe.  Como lo mencionamos anteriormente, China está presente en todas ellas.  Pero su absoluto dominio no existe en todas por igual: significa el 80% o casi de participación en abrigos  (este bimestre son en total 17 millones de dólares), sweaters, chales y bufandas, “otras prendas” (se ignora qué son), complementos de vestir y corbatas.  En otros rubros, representa levemente más de la mitad, y finalmente en otros, como pantalones, vestidos y camisas de hombre, no llega a la mitad de lo importado. Los porcentajes exactos en cada categoría se pueden verificar en dichas páginas del Informe. Recordemos que las categorías que allí figuran no comprenden productos homogéneos, sino que se componen de los totales de varias posiciones arancelarias que tienen en común el pertenecer a una cierta “familia” de prendas, todas especificaciones confundidas. Ello no deja de configurar una indicación interesante en cuanto a los orígenes ciertos o potenciales de estos tipos de bienes.

Descargue DESDE AQUÍ el Informe de Importaciones