Los Pactos de Moda: Nuevas Leyes y Pactos para cambiar el futuro de la Moda

Es seguro decir que en los últimos años ha habido un cambio en las demandas de los consumidores. Los consumidores se están volviendo más conscientes, conscientes del efecto perjudicial que la industria de la moda está teniendo en nuestro medio ambiente. Una encuesta estadounidense realizada por Mckinsey encontró que las generaciones más jóvenes están dispuestas a pagar más por las prendas si tienen el menor efecto negativo sobre el medio ambiente. El informe de State of Fashion 2020 deja en claro que debe haber un cambio de estrategia dentro de la industria, ya sea la búsqueda de alternativas sostenibles o un cambio completo en la mentalidad del consumidor. Pero, ¿qué leyes y pactos han hecho la industria y los gobiernos para garantizar que se reduzca el efecto de la industria en nuestro medio ambiente?

Suecia

En 2019, el Consejo de Moda Sueco canceló la Semana de la Moda de Estocolmo para concentrarse en alcanzar los objetivos de sostenibilidad. Suecia siempre ha sido el país líder en materia de sostenibilidad, por lo que es el país más sostenible del mundo. En 2017, introdujeron un impuesto a los productos químicos en la electrónica, y a fines de 2019 anunciaron que introducirán un impuesto a los productos químicos en la ropa. Este impuesto no solo protegerá a los trabajadores y consumidores de los riesgos potenciales para la salud, sino que protege el medio ambiente. Otros países han comenzado a tomar una hoja del libro de Suecia, pero aún se debate si es la mentalidad del consumidor la que necesita cambiar para que el cambio ocurra. El Consejo Sueco de la Moda afirma que la mentalidad del consumidor ha cambiado, pero si no se puede acceder fácilmente a los productos sostenibles, los consumidores no pueden cambiar activamente sus hábitos.

 

Reino Unido

El Comité de Auditoría Ambiental (EAC) escribió un informe en 2019 que contiene los problemas y las posibles soluciones para la industria de la moda en el Reino Unido y en el extranjero. En el informe, el comité sugirió que deberíamos replicar el sistema tributario de Suecia para reducir el consumo. También se mencionaron otras cuestiones, incluidos los derechos de los trabajadores, la contaminación por fibras sintéticas y el desperdicio de agua. En la respuesta del Gobierno, hicieron referencia a las leyes vigentes e hicieron pactos para garantizar que la industria de la moda redujera su contribución al cambio climático. Un pacto que hicieron en particular fue parte de su estrategia de Recursos y Residuos. Actualmente, la estrategia no tiene ningún requisito con respecto al desprendimiento de microfibras. La mayor parte del desprendimiento de microfibras proviene de textiles, y no son biodegradables. Eventualmente terminan en nuestros océanos y se abren paso en la cadena alimentaria acuática. El Gobierno hizo un pacto para actualizar esta estrategia para incluir los requisitos de desprendimiento de microfibras a fin de reducir la cantidad de plástico que inevitablemente termina en nuestros océanos.

Como ya sabemos, los consumidores son cada vez más conscientes de los impactos de la industria de la moda rápida. Pero en lugar de permitir que los consumidores descubran esta información por sí mismos, los sistemas educativos deberían enseñar a los niños sobre la sostenibilidad a medida que se desarrolla su interés por la moda. En el informe del Gobierno, se hizo un pacto para educar a los alumnos sobre los diferentes aspectos de la industria de la moda. El Comité y el Gobierno no solo le dan importancia a los niños que aprenden sobre estos temas, sino que alientan la creatividad y los beneficios para la salud mental que conlleva la «satisfacción de diseñar y reparar la ropa».

La EAC respondió declarando que vigilarían de cerca los pactos realizados por el Gobierno y cualquier progreso realizado.

Francia

El presidente Emmanuel Macron le dio una misión al presidente y director ejecutivo de Kering, François-Henri Pinault, para «reunir a los principales actores de la moda y el textil» y reducir el impacto ambiental de la industria. Este pacto aborda tres cuestiones principales: clima, biodiversidad y océanos. Las 32 empresas de moda y textiles que firmaron este pacto contribuyen a su manera para hacer que la industria sea más sostenible; sin embargo, como colectivo, el impacto será a una escala mucho mayor. Los tres objetivos son: detener el calentamiento global (cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050), restaurar los ecosistemas naturales y proteger la vida silvestre, y eliminar los plásticos de un solo uso de nuestros océanos, así como reducir el impacto negativo que la industria tiene en ellos. Las 32 compañías incluyen: ADIDAS, Armani, H&M, Nordstrom, Selfridges y Stella McCartney.

Suiza

En Davos, la Agenda Global de la Moda (GFA) lanzó la Agenda 2020 del CEO. Esta Agenda fue co-escrita por ASOS, Bestseller, H&M, Kering, Li & Fung, Nike, PVH Corp., Sustainable Apparel Coalition y Target. Se centra en los elementos más cruciales de la sostenibilidad y arroja una nueva luz sobre la biodiversidad y lo que la industria necesita hacer para proteger la vida silvestre y los ecosistemas. El CEO de la GFA dijo:

Estamos viviendo en una época de sobreproducción y consumo excesivo sin precedentes, y simplemente estamos empujando a nuestro planeta más allá de sus límites. Insto a los líderes de moda a reevaluar la lógica de crecimiento actual. Esto no solo es esencial para su negocio a prueba de futuro, sino que también es crucial para la humanidad operar dentro de los límites planetarios. Aprecio que esta no sea una tarea fácil, por eso hemos creado la Agenda del CEO como una herramienta tangible para ayudar a los CEO a navegar por la sostenibilidad, encontrar soluciones y proteger a las generaciones venideras.

GFA y Kering se han asociado en una empresa conjunta de rediseño. Esta empresa trabajará con expertos, académicos y otras industrias para encontrar soluciones más innovadoras. Desean identificar los cambios sistémicos necesarios para marcar la diferencia.

Estados Unidos

La industria textil en los Estados Unidos ya tiene leyes vigentes para proteger a los consumidores y reducir el desperdicio. Actualmente existen regulaciones que limitan los impactos ambientales de las fábricas, así como las plantas de tratamiento de agua que mantienen los productos químicos fuera del suministro de agua.

Al donar ropa a organizaciones benéficas, los estadounidenses son elegibles para deducciones de impuestos. Esto da un incentivo al público para que done ropa no deseada para recibir beneficios a cambio. La ropa donada también se revende a comunidades de bajos ingresos en otros países para reciclar textiles y reducir la cantidad de ropa que termina en los vertederos. Trans-America Trading Company es probablemente la organización más grande que ayuda a promover la sostenibilidad en los Estados Unidos. La compañía separa manualmente los textiles en 300 categorías diferentes según el artículo, el tamaño y el contenido de fibra. Esto asegura la eficiencia y permite donar una amplia variedad de textiles; una vez más reduciendo la cantidad de prendas que terminan en los vertederos.

Es evidente que actualmente hay una serie de leyes vigentes en todo el mundo que ayudan a avanzar en la sostenibilidad. Hay una gran cantidad de organizaciones y empresas que están educando a nuestros gobiernos y al público sobre la industria de la moda rápida y la importancia de la sostenibilidad. En informes como el producido por la EAC; Podemos ver que todavía hay mucho más que los gobiernos pueden hacer. Hacer pactos es un pequeño paso, ya que es el reconocimiento de que se debe hacer algo; sin embargo, las acciones hablan más que las palabras. Greta Thunberg habló recientemente en el Foro Económico Mundial diciendo que «no se ha hecho prácticamente nada» sobre el cambio climático y el calentamiento global. La conversación sobre estos temas ha sido fuerte y constante, pero es necesario que exista una posibilidad sistemática y actualizaciones en la ley para garantizar que se alcancen objetivos sostenibles. Esperemos que en 2020 veamos cambios en las leyes y sistemas para proteger a los consumidores, los trabajadores y el medio ambiente de la contaminación de la industria de la moda.

Fuente: Luxiders
Fotos: Luxiders
00
Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria - Av. Rivadavia 1523 – Piso 5 – Ciudad Autónoma de Buenos Aires
C1033AAF, Argentina - Teléfono: (+54.11) 4381.0001 Fax: (+54.11) 4384.9002
Mail: info@ciaindumentaria.com.ar