Moda: las primeras marcas apuestan a materias primas recicladas

La sostenibilidad es tendencia mundial y el sector textil, una industria que depende de muchos recursos naturales limitados, se alinea a sus consignas para sobrevivir. Apostando fuertemente por el reciclado, la economía circular y la digitalización, la moda sostenible es lo que se viene y por eso cada vez son más las empresas que se vuelcan a esta manera de pensar y trabajar.

“Este cambio de paradigma busca minimizar el impacto negativo de la industria textil, una de las más contaminantes del planeta, después de la agroindustria. Lo hace reduciendo consumos energéticos y el impacto medioambiental, ya sea mediante la customización y el reciclaje o mediante el empleo de materia prima proveniente de cultivos que no utilizan químicos agresivos para el entorno y las personas”, amplía Belén Arce, directora de Summa, consultora en sustentabilidad y docente universitaria.

En este sentido, las firmas chicas suelen adoptar de lleno esta propuesta de preservación, reducción y reutilización.

Una de ellas es The LYCRA Company, una firma especializada en el desarrollo de fibra y de tecnología para la industria de la indumentaria, cuya línea EcoMade está ideada exclusivamente con el objetivo de reducir desperdicio y mantener los materiales en producción. “Este producto está elaborado con desechos preconsumo que provienen de la producción de fibra LYCRA que no se puede utilizar. Estos remanentes se cortan en trozos, se disuelven, se mezclan con polímero virgen y se vuelven a hilar en fibra LYCRA con un contenido reciclado del 20%. Es apto para confeccionar ropa deportiva, lencería y hasta jeans”, explica Mariana Jimenez Siquieros, responsable de marketing., mientras que las más grandes lideran proyectos donde, por ejemplo, el reciclaje de materia prima es su bandera.

A la tendencia de hacer “más con menos” también se sumó adidas, quien este año anunció que producirá entre 15 y 20 millones de pares de zapatillas con plástico recolectado de playas y regiones costeras, el principal contaminante de los océanos del mundo. Conjuntamente con esta iniciativa, esta multinacional alemana tiene pensado utilizar ese material para elaborar el poliéster con el que fabrica todos sus productos deportivos, al tiempo que trabaja en artículos que sean fáciles de reciclar, como la zapatilla de running Futurecraft Loop, que está hecha de un único material reciclable de suela a cordones que se amalgama sin necesidad de pegamento.

“Para nosotros la producción de productos reciclables implica asumir la responsabilidad de toda la vida del producto. A tono, seguimos un modelo de ‘circuito cerrado’ o de fabricación circular, donde las materias primas pueden reutilizarse una y otra vez. De este modo, buscamos abrir nuevos caminos y aportamos nuevos materiales y procesos para ayudar a los atletas y al medioambiente”, explica Federico Saraví, Brand Manager Running & Training de Adidas Argentina.

Esta forma de trabajo a la vez fue adoptada en la nueva colección Tommy Jeans primavera 2020 de Tommy Hilfiger, donde el producto estrella es una línea de denim 100% reciclado hecho con telas sobrantes, adornos reutilizados, parches de cuero e hilos elaborados a partir de botellas de plástico reutilizado. Estos diseños también fueron sometidos a varias técnicas de acabado láser de bajo impacto para reducir drásticamente la cantidad de agua, productos químicos y energía que generalmente insume la confección.

Otro hito del reconocido sello americano es TommyXLewis, una cápsula eco co-creada por el mismísimo Tommy Hilfiger y el campeón de Fórmula Uno, Lewis Hamilton, donde más del 75% de los diseños están elaborados con algodón orgánico y materiales reciclados, alternativas de cuero vegano, lavados de mezclilla de bajo impacto, una huella de bajo contenido de carbono a base de aceite vegetal, agente de acabado y absorbente de secado rápido.

“Estamos decididos a ser una de las principales marcas de estilo de vida de diseño sostenible en el mundo y éste es un compromiso que compartimos con Lewis. Desde el primer día, ambos nos propusimos crear moda que abra mentes. Desde 2018, la estrategia de sostenibilidad de la empresa se concentra en la obtención de algodón de fuentes más sostenibles y en la capacitación de los trabajadores de 17 parques industriales en la cuenca del río Taihu de China sobre la gestión de riesgos del agua”, reveló el diseñador.

A nivel local, OHNEST es la nueva línea verde de Portsaid, que vio la luz en 2019. Integrada por 16 prendas realizadas con fibras naturales y recicladas (bambú, Tencel y Cupro) que suman tintes naturales provenientes de la cebolla y el índigo, la propuesta también incluye remeras realizadas por Stay True, una marca que fabrica prendas de algodón 100% orgánico, y un modelo de zapatillas cuya suela se logra a partir de Neumáticos Fuera de Uso (NFU) realizadas en co-branding con Xinca, empresa B reconocida en la región por su modelo de desarrollo sostenible.

Si bien no recicla, la marca argentina AY NOT DEAD lanzó su primera línea de jeans de algodón orgánico bautizada “Diffesa de la natura”. Los jeans de esta cápsula están confeccionados con un algodón cultivado en campos libres de pesticidas y herbicidas sintéticos, que luego es sometido a un proceso de lavado que reduce un 60% del uso del agua y ahorra energía, dado que no emplea calor para teñir las prendas. La marca le confió este encargo a la fábrica Candiani, la firma italiana número uno del mundo de la jeanería, certificada por la sustentabilidad y la innovación de sus procesos.

En esta línea, Reebok, la marca de fitness global, lanzó la única zapatilla del mercado realizada a partir de cosas que crecen: la NPC UK Cotton + Corn. Este modelo, que recibió la certificación de la USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.) por contar con un 75% de materiales de origen biológico en su composición, posee una capellada hecha 100% de algodón sobre una suela a base de maíz. El material de las plantillas es un derivado del aceite de ricino y el empaque es 100% reciclable.

“La mayoría del calzado deportivo está hecho a base de petróleo, que se utiliza para crear el caucho sintético y los sistemas de amortiguación de espuma. Cada año se fabrican 20.000 millones de pares de calzado de una manera nada sostenible. Por eso empezamos a usar recursos cultivables como materia prima y logramos crear un calzado con un nivel de rendimiento y una sensación igual a la que brinda cualquier otra zapatilla”, reveló Bill McInnis, director de Reebok Future.

Fuente: Clarin/Info Textil

Foto: Clarin /Info Textil 

00
Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria - Av. Rivadavia 1523 – Piso 5 – Ciudad Autónoma de Buenos Aires
C1033AAF, Argentina - Teléfono: (+54.11) 4381.0001 Fax: (+54.11) 4384.9002
Mail: info@ciaindumentaria.com.ar