Semáforo de la Industria Argentina de la Indumentaria – JULIO 2021

Paulatinamente la producción de indumentaria vuelve a recuperarse

Después de casi un año y medio de pandemia, la industria de confección de ropa nacional está comenzando a normalizar su nivel de actividad, aunque sigue parcialmente restringida por los protocolos sanitarios.  

  • La superación de los peores momentos de la pandemia habilita la normalización de la producción en nuestro sector, muy afectada por la escasez de materia prima, los cierres y los protocolos sanitarios.
  • Sin embargo, la fuerte contracción de las ventas explica que nuestra industria aún está fabricando 20% menos unidades que en el mismo período de 2019, previo a la pandemia.
  • En adelante, el aumento del poder de consumo de la población argentina se torna una condición necesaria para la recuperación de nuestro sector.
  • Mientras tanto, la política pública debe continuar asistiendo a nuestro sector, uno de los más castigados en los últimos años, para garantizar la supervivencia de la mayor cantidad de empresas y puestos de trabajo formales.

Aclaración metodológica: varios indicadores se comparan contra el mismo año de 2019, dado que la cuarentena estricta de fines de marzo, abril y mayo de 2020 distorsiona la base de comparación.

Lentamente, la industria argentina de confección de indumentaria comienza a normalizar su nivel de producción. Luego de la interrupción de la actividad durante el segundo trimestre de 2020, la fabricación fue recuperando el terreno perdido, aunque con importantes dificultades asociadas a la falta de capital de trabajo, a la dificultad para acceder a la materia prima así como a la necesidad de cumplir con los protocolos sanitarios para evitar contagios en los lugares de trabajo. Dado que durante el segundo trimestre de 2020 gran parte de nuestras empresas no estuvieron habilitadas para trabajar (únicamente aquellas dedicadas a la confección de kits sanitarios), la comparación con mayo de ese año muestra un incremento en las cantidades fabricadas de 149,8%, según las últimas estadísticas del INDEC. En cambio, comparado con mayo de 2019, la producción muestra una disminución de 20,6%, explicada fundamentalmente por la caída en el tamaño del mercado. El gráfico 1 a continuación muestra la evolución de los últimos cinco años del nivel de producción del sector de confección de indumentaria y de toda la industria manufacturera, y deja en evidencia la mayor caída de nuestro sector en relación a lo que sucedió en el promedio de la industria argentina.

Gráfico 1

Evolución de las cantidades fabricadas: industria general y confección de ropa

En número índice base 100 = 2004

Fuente: elaboración propia de CIAI en base a datos de INDEC.

Esta dinámica obedeció fundamentalmente a la fuerte caída en las ventas de indumentaria: -19,9% en supermercados, -24,6% en comercios minoristas y -51,9% en shoppings centers en la comparación contra mismos meses de 2019. Sin lugar a dudas, la reducción del mercado se debe a la caída del poder adquisitivo de la mayoría de la población: las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares cayeron 7,3% en términos reales este último año de pandemia, muy similar a la caída de -6,6% que sufrieron los salarios reales de los trabajadores. En paralelo, la destrucción de empleo por la crisis económica desatada por el COVID-19 también recortó poder de compra a nuestra población, lo que afectó negativamente a la demanda de ropa, muy sensible al ciclo económico.

De cara a los próximos meses, el avance en la campaña de vacunación permitirá ir dejando detrás los peores momentos de esta pandemia y comenzar, poco a poco, a retornar a una nueva normalidad, más parecida a la situación anterior a la aparición del COVID-19. Sin embargo, para permitir que la mayor cantidad de fábricas, talleres, marcas y comercios de indumentaria logren sobrevivir a esta crisis, resulta necesario extremar los esfuerzos desde la política pública para asistir a uno de los sectores más castigados de nuestra económica de los últimos años. El esfuerzo vale la pena: estamos cada vez más cerca.

A continuación  podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria de Julio 2021: 7.CIAI_Semáforo_Julio2021

 

 

ACCELERATE2030

 

Si tenés un emprendimiento de impacto o que busca mejorar la implementación de los Objetivos de Desarrollo te invitamos a participar del programa Accelerate2030.

Accelerate2030 es uno de los programas más grandes a nivel global focalizado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y se lanza por primera vez en Argenrina.

El programa tiene como objetivo escalar y empoderar emprendimientos y pymes en sus agendas de impacto.

Más información➡️https://accelerate2030.net/argentina/

Hay tiempo hasta el 4 de junio. Pueden aplicar en: https://bit.ly/3dztcK9

 

 

Informe Importaciones de Prendas de Vestir: Enero – Abril 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – ABRIL 2021

 

En abril de 2021 las importaciones de indumentaria registraron un aumento del 103,6% en dólares y de 101,8% en volumen en relación al mismo mes de 2020, registrando USD CIF 25,2 millones y promediando los 1,3 millones de kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). En relación a los precios promedio por kg del mes estos fueron similares a los de abril del año anterior ubicándose en torno del USD/KG 18,6.

Luego de un enero y un febrero de 2021 con valores históricamente marcadamente bajos, abril sobrepasa los USD 20 millones de compras externas de indumentaria, como ocurrió en marzo pasado.

Vale recordar que en abril de 2020 fue afectado por una cuarentena estricta, registrando valores sumamente menores en términos históricos. De esta manera, la base de comparación es baja, lo que arroja un fuerte incremento intermensual. Esto fue advertido en el informe anterior.

Al tomar el primer cuatrimestre del 2021 y compararlo con igual período del 2020 la caída de las importaciones de prendas de vestir en dólares fue de -33,8% y en kilos de -37,9% (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Así, hay que remontarse a 2006-2007 para encontrar valores de importaciones en niveles similares a los actuales para el primer cuatrimestre (ver Gráfico Nº1 del Informe adjunto).

El principal origen de importación para el primer cuatrimestre fue para China con el 57% del valor importado y el 70% del volumen para abril 2021. Vietnam se ubicó en segundo lugar con el 8% de los dólares y Bangladesh tercero con el 5% (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto).

Entre los principales rubros importados durante el primer cuatrimestre del año se posicionaron en los primeros lugares del ranking los abrigos (25,7%), sweater (16,1%) y pantalones (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

Por último, como se había comentado anteriormente, se estima que el nivel de importaciones en mayo probablemente muestre una variación positiva, aunque no tan pronunciada como la de abril, debido a que se confrontará con el mes de 2020 donde aún surtían efecto restricciones del aislamiento social, preventivo y obligatorio generado por la pandemia.

.

Descargue desde aquí el Anexo Estadístico 

 

Informe de Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Febrero 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – FEBRERO 2021

Las exportaciones de indumentaria de febrero del 2021 registraron una caída del -4,1% respecto al mismo mes del año anterior, llegando a  USD FOB 1,4 millones (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

En términos de volumen, las ventas al exterior cayeron un -10,4% interanual en febrero promediando los 42 mil kilogramos. La variación interanual de la relación de USD/Kg fue positiva en 7% para febrero de este año, ubicándose en 34.

Al considerar el primer bimestre de 2021 respecto del mismo período de 2020 se observa un incremento del 4,37% en el valor exportado y del 3,92% en el volumen (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto), debido a un buen desempeño de las ventas externas en enero pasado.

En términos de grandes rubros para el primer bimestre las camisas de hombre representaron el 25% del total exportado con USD FOB 776 mil, calzas y medias 18,6%, los pantalones el 16,8% y los sweaters del 9,5%.

Se vuelve a señalar que la evolución de las exportaciones para 2021 estará signada por la dinámica de la pandemia a nivel mundial y como esta afecte tanto las compras externas, como así también al nivel de actividad interno para hacer frente a esos pedidos. Asimismo, el tipo de cambio real será un factor importante a considerar, el cual hasta el momento ha resultado favorable.

De esta manera, se espera que el flujo exportador sea relativamente más dinámico y estable. Vale remarcar nuevamente que, si bien se observa una recuperación de la actividad mundial, Latinoamérica, principal destino de las exportaciones argentinas de indumentaria, ha sido duramente golpeada por la pandemia en 2020 y, actualmente, varios países están registrando serias dificultades frente al elevado nivel de contagios de COVID-19.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace un tiempo considerable que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código «999», cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de febrero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos actualizados a este respecto.

Desde Aquí podrán descargar el Anexo Estadístico

 

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Febrero 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – FEBRERO 2021

En febrero de 2021 las importaciones de indumentaria registraron una caída de -58% en dólares y de -64% en volumen en relación al mismo mes de 2020, registrando USD CIF 13 millones y promediando los 612 mil kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Vale mencionar que el total de importaciones de la economía argentina para febrero de 2021 aumentó un 16,4% en la comparación interanual.

En relación a los precios promedio por kg del mes estos aumentaron un 17% en relación a febrero del año anterior ubicándose en torno del USD/KG 21,3. (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Al tomar el primer bimestre del 2021 y compararlo con igual período del 2020 la caída de las importaciones de prendas de vestir en dólares fue de -63% y en kilos de -67,3% (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).
Así, hay que remontarse a 2006 para encontrar valores similares de importaciones de prendas de vestir así bajas para el primer bimestre (ver Gráfico Nº1 del Informe adjunto).

Cómo se comentara anteriormente, un mayor cuidado del uso de las divisas, que redunda en un incremento del control sobre el comercio exterior en determinados rubros (principalmente bienes finales), con el objetivo adicional de favorecer la producción nacional, explican en buena parte la reducción en el primer bimestre del año. A esto también se le suma la retracción del consumo, resultado en buena parte de la caída del poder adquisitivo.

El principal origen de importación para el primer bimestre fue para China con el 49% del valor importado y el 64% del volumen para febrero 2021. Vietnam se ubicó en segundo lugar con el 10% de los dólares y Perú tercero con el 8% (ver Cuadro Nº3 del Informe adjunto).

Entre los principales rubros importados durante el primer bimestre del año se posicionaron en los primeros lugares del ranking los abrigos (20%), sweater y pantalones (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

Para cerrar y a modo de proyección, se estima que el nivel de importaciones marzo continúen por debajo de los niveles de 2020, dado el objetivo del gobierno de favorecer la producción nacional y administrar la salida de divisas. En abril y mayo la comparación interanual muy probablemente arrojará una variación positiva, debido a que se confrontará con meses de 2020 donde hubo una fuerte contracción producto de la etapa más restrictiva del aislamiento social, preventivo y obligatorio generado por la pandemia.

Haciendo click aquí podrán acceder al Anexo Estadístico 

 

Informe CIAI Centros de Compras a nivel nacional Nº 2 – 2021

En diciembre de 2020 se registró una suba interanual del 10,2% de las ventas a precios corrientes en indumentaria en los centros de compras de todo el país respecto del mismo mes de año anterior.

Al comparar todo el año 2020 con el 2019, las ventas cayeron un -39,3% en total. Esto sería mayor si se tomara en cuenta las unidades.

El resultado fue heterogéneo al interior del país. El AMBA fue la zona más golpeada durante todo el 2020, con una caída acumulada en torno al -50% en la facturación respecto a 2019. Las regiones Norte y Cuyo han sido las menos afectadas en términos relativos con bajas del -0,4% y -5%. Mientras que en la región Pampeana y la Patagonia las retracciones fueron de -21% y -36,8%, respectivamente.

Haciendo Click Aquí podrán descargar el Informe  Centros de  Compra CIAI – Nro 2 2021

 

Nueva edición Semáforo de la Indumentaria Argentina: Febrero 2021

La recuperación del poder adquisitivo en 2021 será clave para nuestro sector

Luego de un año excepcional por la pandemia y de tres años de caída del poder adquisitivo de la población argentina, la mejora de los salarios y las jubilaciones será muy necesaria para impulsar las ventas y la producción de ropa.

Entre el inicio de la crisis cambiaria (en abril de 2018) y fines de 2020, el poder de compra de los salarios cayó 18,7%, mientras que el de las jubilaciones mínimas, pensiones y asignaciones familiares, un 11,9%. Si bien las caídas fueron más intensas hacia principios de 2019, durante los peores momentos de la pandemia (segundo trimestre del 2020), los salarios volvieron a sufrir un nuevo golpe. Como consecuencia, el consumo de ropa se contrajo, fenómeno también agravado por la fuertísima reducción de los eventos sociales a causa de la pandemia.

De cara al 2021, para volver a crecer nuestro sector necesita que los ingresos de la población se recuperen: para ello, será necesario que salarios y jubilaciones le ganen la carrera a los precios, se reduzca la presión impositiva (el nuevo proyecto de Ley para incrementar el Mínimo No Imponible del Impuesto a las Ganancias va en esa dirección) y el Gobierno continúe estimulando el consumo. El programa Ahora 12-18 con tres meses de gracia ha significado un verdadero impulso a las ventas con tarjetas de crédito, permitiendo compensar, al menos en parte, la fuerte caída de ventas del 2020.
En este contexto, por primera vez desde el inicio de la pandemia, las cantidades fabricadas de indumentaria no cayeron en la comparación con mismo mes del año anterior: el INDEC informó que durante diciembre la variación de la producción nacional de ropa fue +0,5%. Sin embargo, el año 2020 cerró con una caída acumulada de la producción nacional de ropa de 32,9% comparado con 2019, que ya de por sí fue un año malo para nuestra industria. Cabe advertir que, en la actualidad, uno de los principales limitantes para incrementar la producción radica en la escasez de insumos y materias primas, lo que genera serias dificultades para el normal abastecimiento de prendas al mercado.

En relación al comercio exterior de ropa, los registros aduaneros del INDEC muestran una fuertísima caída del ingreso de prendas extranjeras durante el mes de diciembre: 56,4% interanual en valores y 54,8% en cantidades (la diferencia obedece a una pequeña diferencia en el precio promedio de importación). En el acumulado del año 2020, las importaciones de indumentaria totalizaron U$S 233,7 millones, cifra 35,1% inferior al total importado durante 2019 (U$S 359,8 millones). Si se mide por cantidades, las importaciones se contrajeron 30,9%, en una proporción muy similar a la caída de la producción doméstica, lo que permite concluir que en el mercado local se repitieron las mismas proporciones de ropa nacional e importada que las registradas en 2019. Por su parte, las exportaciones de indumentaria argentina cayeron 5,1% en diciembre y acumularon en el año U$S 17 millones, cifra 27,4% inferior a la del 2019.

Para fines de enero, las previsiones del mercado para el año 2021 indicaban una recuperación de 5,5% del Producto Interno Bruto de Argentina, según el relevamiento del Banco Central a varias consultoras y bancos. También se prevé una aceleración de la inflación minorista, que acumularía una suba de 50% a diciembre de 2021, en línea con la depreciación del dólar estadounidense de 51% (se ubicaría en $125 a fin de este año).

 

A continuación podrán descargar el Semáforo: 2.CIAI_Semáforo_Febrero2021

 

Informe Importaciones Prendas de Vestir: Enero – Noviembre 2020

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – NOVIEMBRE 2020

En el mes de noviembre 2020, las importaciones de indumentaria totalizaron CIF USD 13,1 millones y 587 mil kilos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). Así, las compras al exterior del mes disminuyeron un -28,3% en dólares y un -26,2% en kilogramos con relación al mismo mes de 2019, mientras que los precios promedio por kilo importado registraron variación interanual de -2,8%, con un promedio de USD/Kg 22,4.

En el acumulado enero-noviembre las importaciones continúan por debajo de las registradas el mismo período del año anterior. En efecto, con CIF USD 220 millones y Kg 10,7 millones para dicho período, la contracción alcanzó el -33% en dólares y -28,5% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). Por su parte, el precio promedio se ubicó en torno a los USD/Kg 20,5, con una baja interanual del acumulado del período del -6,3%.

Respecto a los países de origen de importación, China continúa en el primer lugar acumulando el 51,6% de los dólares y el 65,8% del volumen durante enero-noviembre de 2020 (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto), con un precio promedio de 16 USD/Kg. Bangladesh mantiene el segundo lugar representando el 6,7% de los kilos; seguido de cerca por Vietnam (quien es segundo en términos de dólares).

En lo que hace a la región, en noviembre entraron desde Perú USD 695 mil, afianzando los registros del pasado mes como el principal país de origen sudamericano de las importaciones con USD 8,1 millones para el período enero-noviembre, con un precio promedio de 52 USD/KG. Brasil, en segundo lugar en divisas, envió a nuestro país indumentaria por USD 5,8 millones para el dicho período.

En el pasado informe de agosto se había resaltado la caída relativa de importaciones desde Perú en la comparación del acumulado interanual, situación que, si bien se atenúa con lo mencionado en el párrafo precedente, continúa con una baja interanual del -46%. India es otro país que ha caído en sus envíos -65,6%.  El único país que ha ganado como origen de las importaciones en la comparación interanual enero-noviembre es Camboya, con una suba de 6,8%. En general, los países del sudeste asiático son los que han registrado la mejor performance de envíos a nuestro país en los primeros once meses del año respecto al mismo  período de 2019.

En noviembre se importaron principalmente t-shirts y camisetas interiores de algodón también por USD 1 millón; prendas de protección, del tipo de las utilizadas en cirugía y medicina, de telas sin tejer por USD 980 mil; y pantalones de algodón para hombre por USD 862 mil.

En lo que hace al período enero-noviembre por grandes categorías, los abrigos capturaron el 21,1% de las compras externas (75% de origen chino), seguidos por pantalones con 17,2% (diversos orígenes)  y los sweaters de fibras sintéticas con 15,1% del total (ver Cuadro Nº6 y Gráfico Nº4 del Informe adjunto).

Por último, se continúa pensando que en los próximos meses continúe la tendencia a la baja en las importaciones en términos interanuales, como consecuencia del impacto de la pandemia COVID 19 en el comercio, el aumento de controles cambiarios que inciden en la operatoria de importación y la crisis de consumo en el mercado local.

.

Descargue desde aquí el Anexo Estadístico