Semáforo de la Industria Argentina de la Indumentaria – JULIO 2021

Paulatinamente la producción de indumentaria vuelve a recuperarse

Después de casi un año y medio de pandemia, la industria de confección de ropa nacional está comenzando a normalizar su nivel de actividad, aunque sigue parcialmente restringida por los protocolos sanitarios.  

  • La superación de los peores momentos de la pandemia habilita la normalización de la producción en nuestro sector, muy afectada por la escasez de materia prima, los cierres y los protocolos sanitarios.
  • Sin embargo, la fuerte contracción de las ventas explica que nuestra industria aún está fabricando 20% menos unidades que en el mismo período de 2019, previo a la pandemia.
  • En adelante, el aumento del poder de consumo de la población argentina se torna una condición necesaria para la recuperación de nuestro sector.
  • Mientras tanto, la política pública debe continuar asistiendo a nuestro sector, uno de los más castigados en los últimos años, para garantizar la supervivencia de la mayor cantidad de empresas y puestos de trabajo formales.

Aclaración metodológica: varios indicadores se comparan contra el mismo año de 2019, dado que la cuarentena estricta de fines de marzo, abril y mayo de 2020 distorsiona la base de comparación.

Lentamente, la industria argentina de confección de indumentaria comienza a normalizar su nivel de producción. Luego de la interrupción de la actividad durante el segundo trimestre de 2020, la fabricación fue recuperando el terreno perdido, aunque con importantes dificultades asociadas a la falta de capital de trabajo, a la dificultad para acceder a la materia prima así como a la necesidad de cumplir con los protocolos sanitarios para evitar contagios en los lugares de trabajo. Dado que durante el segundo trimestre de 2020 gran parte de nuestras empresas no estuvieron habilitadas para trabajar (únicamente aquellas dedicadas a la confección de kits sanitarios), la comparación con mayo de ese año muestra un incremento en las cantidades fabricadas de 149,8%, según las últimas estadísticas del INDEC. En cambio, comparado con mayo de 2019, la producción muestra una disminución de 20,6%, explicada fundamentalmente por la caída en el tamaño del mercado. El gráfico 1 a continuación muestra la evolución de los últimos cinco años del nivel de producción del sector de confección de indumentaria y de toda la industria manufacturera, y deja en evidencia la mayor caída de nuestro sector en relación a lo que sucedió en el promedio de la industria argentina.

Gráfico 1

Evolución de las cantidades fabricadas: industria general y confección de ropa

En número índice base 100 = 2004

Fuente: elaboración propia de CIAI en base a datos de INDEC.

Esta dinámica obedeció fundamentalmente a la fuerte caída en las ventas de indumentaria: -19,9% en supermercados, -24,6% en comercios minoristas y -51,9% en shoppings centers en la comparación contra mismos meses de 2019. Sin lugar a dudas, la reducción del mercado se debe a la caída del poder adquisitivo de la mayoría de la población: las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares cayeron 7,3% en términos reales este último año de pandemia, muy similar a la caída de -6,6% que sufrieron los salarios reales de los trabajadores. En paralelo, la destrucción de empleo por la crisis económica desatada por el COVID-19 también recortó poder de compra a nuestra población, lo que afectó negativamente a la demanda de ropa, muy sensible al ciclo económico.

De cara a los próximos meses, el avance en la campaña de vacunación permitirá ir dejando detrás los peores momentos de esta pandemia y comenzar, poco a poco, a retornar a una nueva normalidad, más parecida a la situación anterior a la aparición del COVID-19. Sin embargo, para permitir que la mayor cantidad de fábricas, talleres, marcas y comercios de indumentaria logren sobrevivir a esta crisis, resulta necesario extremar los esfuerzos desde la política pública para asistir a uno de los sectores más castigados de nuestra económica de los últimos años. El esfuerzo vale la pena: estamos cada vez más cerca.

A continuación  podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria de Julio 2021: 7.CIAI_Semáforo_Julio2021

 

 

Semáforo CIAI de la Indumentaria – Junio 2021

La segunda ola vuelve a golpear las alicaídas ventas de ropa

Las restricciones a la movilidad durante mayo y principios de junio volvieron a contraer las compras de indumentaria, que ya venían golpeadas por la disminución del poder adquisitivo de la población.  

  • A pesar de la caída de los contagios durante los primeros meses del año, las ventas de ropa no lograron recuperar los niveles previos a la pandemia debido a la caída del poder de compra de los salarios y de las jubilaciones durante el último año.
  • Desde mediados de mayo, el nuevo cierre de los shoppings centers y la reducción de la movilidad por la segunda ola volvieron a deprimir las ventas del sector.
  • La disminución de la asistencia estatal empeora la situación de las empresas de la cadena, que vienen de 3 años consecutivos de contracción.
  • La superación de la crisis sanitaria y la recuperación del poder adquisitivo son las dos condiciones que necesita nuestra industria para comenzar a recorrer un sendero de recuperación.

Aclaración metodológica: en esta edición del semáforo varios datos se comparan contra el mismo mes de 2019, dado que la cuarentena estricta de fines de marzo, abril y mayo de 2020 distorsiona la base de comparación.

En marzo, previo a la llegada de la segunda ola en Argentina, las ventas de indumentaria y calzado en Shoppings Centers de todo el país mostraron un nivel 34,9% inferior al del mismo mes de 2019, porcentaje similar a la caída en las principales cadenas de supermercados (-32,9%). En otras palabras, el tamaño del mercado se redujo en un tercio en tan sólo dos años. Por su parte, un reciente relevamiento de la CAME a comercios minoristas concluyó que la caída se ubicó en 27,9% comparado con mayo de 2019, lo que deja en evidencia la fuerte contracción que sufrió el mercado de indumentaria por la crisis sanitaria y económica.

Sin lugar a dudas, la caída del consumo de prendas está explicada tanto por la menor circulación social como por la caída del poder adquisitivo de la población. El poder de compra de las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares se redujo 5,1% entre abril de 2020 y abril de 2021, mientras que el poder adquisitivo del salario cayó 7% entre marzo de 2020 y mismo mes de 2021. A esta dinámica se agregó la destrucción de empleo generada por la pandemia, dinámica que estuvo en línea con lo ocurrido en el resto de los países de América Latina, donde la desocupación subió a 10,5% en 2020, según un reciente informe de la CEPAL.

En relación con las importaciones de indumentaria, durante abril de 2021 se registró un nivel similar a las de abril de 2020 (-5,7% en U$S y +4,7% en kilogramos), según estadísticas del INDEC. Por su parte las exportaciones de nuestra industria tuvieron una suba interanual de 8,1% en el mismo mes.

La reducción del consumo de prendas derivó en una caída de la producción nacional de ropa de 10,8% entre abril de 2019 y abril de 2021. La segunda ola volvió a golpear al consumo y a la producción durante el mes de mayo y de junio, lo que complica aún más la situación de nuestro sector. En adelante, el avance del plan de vacunación y la llegada de la primavera permitirán superar los peores momentos de esta pandemia y levantar las restricciones a la movilidad, aunque ahora nuestro principal desafío es pasar el invierno.

A continuación podrán descargar el Semáforo CIAI – Junio 2021: CIAI_Semáforo_Junio2021 (

 

Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Abril 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – ABRIL 2021

Las exportaciones de indumentaria de abril del 2021 registraron un incremento del 512,4% respecto al mismo mes del año anterior, llegando a  USD FOB 2 millones (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

En términos de volumen, las ventas al exterior se incrementaron un 887,2% interanual en abril promediando los 73 mil kilogramos. La variación interanual de la relación de USD/Kg fue negativa en -38% para abril de este año, ubicándose en 27,4.

Esta importante diferencia interanual para el mes de abril se explica por la baja base de comparación que representó abril de 2020, ya que en este período las restricciones a la circulación y sobre varias actividades fueron muy estrictas debido a la pandemia.

Al considerar el primer cuatrimestre de 2021 respecto del mismo período de 2020 se observa un incremento del 59% en el valor exportado y del 95% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). La relación USD/KG se reduce un -18,5%.

De esta manera, entre enero y abril de 2021 se observan valores en divisas similares a los del mismo período de 2019, y mayor volumen, lo que apunta a una recuperación del flujo exportador para el corriente año.

En términos de grandes rubros para los primeros tres meses del año las calzas y medias representaron el 26% del total exportado con USD FOB 2 millones, las camisas de hombre el 19,7% (1,5 millones), los pantalones el 17% y las t-shirts el 8,2%.

Se mantiene la expectativa que el flujo exportador continúe relativamente estable, en línea con los valores de 2019. Como se ha remarcado anteriormente, si bien se espera cierta recuperación de la actividad mundial, Latinoamérica, principal destino de las exportaciones argentinas de indumentaria, ha sido duramente golpeada por la pandemia en 2020 y, actualmente, se continúa registrando serias dificultades frente al elevado nivel de contagios de COVID-19.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace un tiempo considerable que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código «999», cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de abril 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos actualizados a este respecto.

.

Descargue desde aquí el Anexo Estadístico 

 

Informe Importaciones de Prendas de Vestir: Enero – Abril 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – ABRIL 2021

 

En abril de 2021 las importaciones de indumentaria registraron un aumento del 103,6% en dólares y de 101,8% en volumen en relación al mismo mes de 2020, registrando USD CIF 25,2 millones y promediando los 1,3 millones de kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). En relación a los precios promedio por kg del mes estos fueron similares a los de abril del año anterior ubicándose en torno del USD/KG 18,6.

Luego de un enero y un febrero de 2021 con valores históricamente marcadamente bajos, abril sobrepasa los USD 20 millones de compras externas de indumentaria, como ocurrió en marzo pasado.

Vale recordar que en abril de 2020 fue afectado por una cuarentena estricta, registrando valores sumamente menores en términos históricos. De esta manera, la base de comparación es baja, lo que arroja un fuerte incremento intermensual. Esto fue advertido en el informe anterior.

Al tomar el primer cuatrimestre del 2021 y compararlo con igual período del 2020 la caída de las importaciones de prendas de vestir en dólares fue de -33,8% y en kilos de -37,9% (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).

Así, hay que remontarse a 2006-2007 para encontrar valores de importaciones en niveles similares a los actuales para el primer cuatrimestre (ver Gráfico Nº1 del Informe adjunto).

El principal origen de importación para el primer cuatrimestre fue para China con el 57% del valor importado y el 70% del volumen para abril 2021. Vietnam se ubicó en segundo lugar con el 8% de los dólares y Bangladesh tercero con el 5% (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto).

Entre los principales rubros importados durante el primer cuatrimestre del año se posicionaron en los primeros lugares del ranking los abrigos (25,7%), sweater (16,1%) y pantalones (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).

Por último, como se había comentado anteriormente, se estima que el nivel de importaciones en mayo probablemente muestre una variación positiva, aunque no tan pronunciada como la de abril, debido a que se confrontará con el mes de 2020 donde aún surtían efecto restricciones del aislamiento social, preventivo y obligatorio generado por la pandemia.

.

Descargue desde aquí el Anexo Estadístico 

 

Informe Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Marzo 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – MARZO 2021

Las exportaciones de indumentaria de marzo del 2021 registraron un incremento del 69,1%% respecto al mismo mes del año anterior, llegando a  USD FOB 2,4 millones (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

En términos de volumen, las ventas al exterior se incrementaron un 120,1% interanual en marzo promediando los 42 mil kilogramos. La variación interanual de la relación de USD/Kg fue negativa en -23,2% para marzo de este año, ubicándose en 25,4.

Al considerar el primer trimestre de 2021 respecto del mismo período de 2020 se observa un incremento del 25,6% en el valor exportado y del 46,4% en kilos (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto). La relación USD/KG se reduce un -14,2%.

De esta manera, entre enero y marzo de 2021 se observan valores en divisas similares a los del mismo período de 2019, y mayor volumen, lo que apunta a una recuperación del flujo exportador para el corriente año.

En términos de grandes rubros para los primeros tres meses del año las calzas y medias representaron el 24,2% del total exportado con USD FOB 1,4 millones, las camisas de hombre el 22,7%, los pantalones el 15,9% y las t-shirts el 9,4%.

De esta manera, se espera que el flujo exportador continúe relativamente estable, en línea con los valores de 2019. Como se ha remarcado anteriormente, si bien se espera cierta recuperación de la actividad mundial, Latinoamérica, principal destino de las exportaciones argentinas de indumentaria, ha sido duramente golpeada por la pandemia en 2020 y, actualmente, varios países están registrando serias dificultades frente al elevado nivel de contagios de COVID-19.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace un tiempo considerable que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código «999», cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de marzo 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos actualizados a este respecto.

 

Descargue desde aquí el Anexo Estadístico 

 

Informe Importación Prendas de Vestir: Enero – Marzo 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – MARZO 2021

 

En marzo de 2021 las importaciones de indumentaria registraron una caída del -28,7% en dólares y de -35,6% en volumen en relación al mismo mes de 2020, registrando USD CIF 23 millones y promediando los 1,2 millones de kilogramos (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto). En relación a los precios promedio por kg del mes estos aumentaron un 10,7% en relación a marzo del año anterior ubicándose en torno del USD/KG 19,5.

De esta manera, el monto de las importaciones de marzo del corriente fue igual a los de enero y febrero sumados. Los dos primeros meses habían mostrado registros muy bajos. Es el primer mes desde marzo de 2020 donde se superan los USD CIF 20 millones.

Vale recordar que en marzo de 2020 tuvo lugar el inicio de la cuarentena, con 11 días corridos de fuertes restricciones. Lo que hace que la base de comparación sea un poco más baja.

Al tomar el primer trimestre del 2021 y compararlo con igual período del 2020 la caída de las importaciones de prendas de vestir en dólares fue de -51,4% y en kilos de -56% (ver Cuadro Nº1 del Informe adjunto).
Así, hay que remontarse a 2006 para encontrar valores similares de importaciones de prendas de vestir así bajas para el primer trimestre (ver Gráfico Nº1 del Informe adjunto).

El principal origen de importación para el primer trimestre fue para China con el 51% del valor importado y el 65% del volumen para marzo 2021. Vietnam se ubicó en segundo lugar con el 9% de los dólares y Perú tercero con el 6% (ver Cuadro Nº4 del Informe adjunto).

Entre los principales rubros importados durante el primer trimestre del año se posicionaron en los primeros lugares del ranking los abrigos (21,3%), sweater (14,6%) y pantalones (ver Cuadro Nº5 del Informe adjunto).
Por último, se estima que el nivel de importaciones en abril probablemente muestre una variación positiva, debido a que se confrontará con el mes de 2020 donde hubo una fuerte contracción producto de la etapa más restrictiva del aislamiento social, preventivo y obligatorio generado por la pandemia.

Desde aquí podrán descargar el anexo estadístico

 

Informe de Exportaciones de Prendas de Vestir: Enero – Febrero 2021

Capítulos 61 y 62 del Nomenclador Común del Mercosur

Período considerado: ENERO – FEBRERO 2021

Las exportaciones de indumentaria de febrero del 2021 registraron una caída del -4,1% respecto al mismo mes del año anterior, llegando a  USD FOB 1,4 millones (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto).

En términos de volumen, las ventas al exterior cayeron un -10,4% interanual en febrero promediando los 42 mil kilogramos. La variación interanual de la relación de USD/Kg fue positiva en 7% para febrero de este año, ubicándose en 34.

Al considerar el primer bimestre de 2021 respecto del mismo período de 2020 se observa un incremento del 4,37% en el valor exportado y del 3,92% en el volumen (ver Cuadro Nº2 del Informe adjunto), debido a un buen desempeño de las ventas externas en enero pasado.

En términos de grandes rubros para el primer bimestre las camisas de hombre representaron el 25% del total exportado con USD FOB 776 mil, calzas y medias 18,6%, los pantalones el 16,8% y los sweaters del 9,5%.

Se vuelve a señalar que la evolución de las exportaciones para 2021 estará signada por la dinámica de la pandemia a nivel mundial y como esta afecte tanto las compras externas, como así también al nivel de actividad interno para hacer frente a esos pedidos. Asimismo, el tipo de cambio real será un factor importante a considerar, el cual hasta el momento ha resultado favorable.

De esta manera, se espera que el flujo exportador sea relativamente más dinámico y estable. Vale remarcar nuevamente que, si bien se observa una recuperación de la actividad mundial, Latinoamérica, principal destino de las exportaciones argentinas de indumentaria, ha sido duramente golpeada por la pandemia en 2020 y, actualmente, varios países están registrando serias dificultades frente al elevado nivel de contagios de COVID-19.

INDEC: Los cambios en la publicación de datos de comercio exterior

Hace un tiempo considerable que el INDEC ha discontinuado la desagregación otrora habitual con la cual presentaba los datos de comercio exterior. Muchos datos ahora figuran bajo la etiqueta ‘Confidencial’ – impidiendo conocer con precisión buena parte de los datos que solemos analizar como los agregados comerciales por capítulo, los destinos de exportación y las operaciones de algunas posiciones en particular, entre otras cuestiones.

Según el organismo, y en función de proteger el secreto estadístico, se agrupan bajo esta categoría ‘confidencial’ las operaciones con un número insuficiente de operadores (menor a tres). Por otro lado, si la posición arancelaria NCM tiene un número suficiente de operadores, se muestra el total operado durante el mes de referencia pero, si el país de destino u origen tiene un número insuficiente de operadores para el ítem de la NCM, el país se muestra enmascarado con el código «999», cuya descripción también es ‘confidencial’ incluso a nivel país y producto.

Esto reviste gran relevancia para nuestro sector y genera preocupación ya que dificulta el análisis de la coyuntura sectorial y obstaculiza el seguimiento del comercio y detección de potenciales casos de dumping, entre otras cuestiones.

En este marco, el presente informe estadístico cuenta con un alto componente de operaciones bajo el rótulo de ‘confidencial’ por lo que debe tenerse más que presente a la hora de elaborar las conclusiones particularmente vinculadas a países de origen de las importaciones y a productos importados (Cuadros Nº3 a Nº7).

Por último, cabe señalar que el INDEC ha comenzado a publicar datos más completos en materia de importaciones a partir de febrero 2019 pero no así para las exportaciones por lo que persiste la categoría ‘Confidencial’. Los mantendremos actualizados a este respecto.

Desde Aquí podrán descargar el Anexo Estadístico

 

Semáforo de la Indumentaria Argentina CIAI – Abril 2021

Los precios de la ropa suben impulsados por los costos de los insumos

Fuertes aumentos de precios en telas y avíos, problemas para producir, escasez de insumos y prendas, incremento en los costos unitarios y el cambio de temporada agravaron la situación durante marzo, en un rubro que venía experimentando importantes subas interanuales.

  • En febrero los precios de la ropa subieron 61,2% interanual, empujados por la fuerte suba de +84,2% de los precios de los insumos.
  • En marzo se espera un aumento mensual importante, pero por un factor estructural que siempre ocurre en ese mes: el cambio a la nueva temporada otoño invierno, que afecta a los precios por el tipo de tejidos utilizados y las características de la ropa de invierno.
  • Nuestro sector está en crisis: caída de ventas y de producción, pérdida de puestos de trabajo y cierre de empresas se han vuelto moneda frecuente en los últimos años.
  • La segunda ola volverá a golpear las ventas, por lo que necesitamos imperiosamente la asistencia del Estado Nacional. Sacar las 12 cuotas sin interés golpea a los consumidores y no controla a los verdaderos formadores de precios.

Los precios de la ropa subieron 61,2% entre febrero de 2020 y febrero de 2021 según el Índice de Precios al Consumidor del INDEC. Relevamientos propios indican que marzo será un mes picante, con nuevos aumentos en la ropa. La dinámica de este mes está explicada fundamentalmente por un efecto estacional: el cambio a la temporada otoño-invierno lleva a una nueva tanda de aumentos. Al igual de lo que pasó en los últimos años, las subas mensuales más fuertes se concentraron en los meses de marzo y septiembre, como muestra el gráfico 1. Esto permite explicar el fuerte aumento mensual de precios de la ropa que seguramente de a conocer el INDEC esta semana.

Gráfico 1: variación mensual del precio de la ropa

Gran Buenos Aires: 2017-2021

Fuente: elaboración de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria en base a información del INDEC.

¿Por qué suben los precios de la ropa?

Primero hay que aclarar que la fuerte variación de los precios no es un fenómeno exclusivo de la indumentaria. El INDEC también registró incrementos similares, e incluso muy superiores, en electrónica (+80,6%), autos (+77,6%), materiales para la construcción (+76,5%), mantenimiento y reparación de la vivienda (+69,2%), carnes (+59%) y calzado (+58%). En general se trata de bienes cuyos precios no están regulados (salvo parcialmente la carne), se ven afectados por las subas del dólar y de los precios internacionales (en indumentaria impactó vía algodón y polyester) y sufrieron dificultades de producción y abastecimiento por la pandemia.

Dicha dinámica explica la fuerte suba de 84,2% de los precios de los insumos textiles entre febrero de 2020 y febrero de 2021, según los resultados del relevamiento que periódicamente realiza la CIAI a sus socios sobre los precios efectivamente pagados por una amplia variedad de telas. El cuadro 1 a continuación muestra los resultados obtenidos según tipo de tela, destacándose los incrementos en los precios de los jersey.

 

Gráfico 2: Insumos textiles, dólar y precios mayoristas

En número índice base 100 = febrero de 2020

Fuente: elaboración de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria en base a relevamiento propio.

Nótese que la suba de precios de la ropa al consumidor (61%) fue muy inferior al aumento de las telas (84,2%), lo que indica que tanto el eslabón industrial de confección como el de comercialización minorista absorbieron parte de los aumentos de los insumos productivos, resignando margen de rentabilidad. Todo en un contexto de fuerte contracción del mercado: las cantidades vendidas continúan retrayéndose: -33% interanual en shoppings durante enero, -22,6% en supermercados y +15,9% en comercios minoristas durante marzo (aunque cabe recordar que el año pasado dicho mes tuvo 11 días de estricta cuarentena).

En este contexto de caída de ventas y presión de costos, sorprende la decisión oficial de excluir al rubro indumentaria de la opción de 12 meses del programa Ahora 12. Al poder comprar ropa a pagar en varios meses, dicho programa constituye una alternativa muy valiosa para nuestros consumidores, en un contexto donde el poder adquisitivo de la población argentina continúa cayendo. En efecto, los salarios reales se redujeron 6,4% interanual en enero, mientras que las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares perdieron 3,8% de su poder adquisitivo entre febrero de 2020 y febrero de 2021.

La crisis de nuestro sector también se refleja en los datos de cantidades fabricadas: mientras en febrero toda la industria argentina creció 1,6% interanual y el sector textil +9,5%, la confección de indumentaria se contrajo 1,9%, según estadísticas del propio INDEC. Al interior del sector textil también se observan comportamientos heterogéneos: mientras tejidos y acabado de productos cayó 2,3% (cifra muy similar al de confección de indumentaria), los eslabones más primarios de la cadena como preparación de fibras y fabricación de hilados crecieron al 8,6 y 24,8% respectivamente, lo que puede anticipar una recuperación futura para el resto de los eslabones de la cadena.

Sin embargo, la segunda ola de contagios va a volver a golpear a nuestro sector, que llega castigado por varios años de crisis. Los resultados en materia de caídas de ventas y producción dejan en evidencia la necesidad imperiosa de la asistencia del Estado Nacional para seguir evitando el cierre de más empresas y nuevas pérdidas de puestos de trabajo. No hay tiempo que perder.

A continuación podrán descargar el Semáforo de la Indumentaria Argentina Abril 2021: 4.CIAI_Semáforo_Abril2021 (1)